Una máquina de ensayos para los dispositivos de luz de un coche



Redacción i-bejar.com
Octubre 04, 2011

El Programa de Prototipos de la Universidad de Salamanca permite que una alumna de Béjar trabaje para mejorar las pruebas de Seat

Nuria Montagut BayoJosé Pichel Andrés/DICYT El Programa de Prototipos Orientados al Mercado puesto en marcha por la Universidad de Salamanca y promovido por el Proyecto T-CUE le ha permitido a una ingeniera mecánica formada en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Béjar trabajar en las instalaciones de Seat en Barcelona para diseñar una máquina de control de los ensayos que se realizan para poner a punto todas las funciones de iluminación y señalización de los coches de esta marca, desde las luces de posición a los intermitentes, por ejemplo.

Nuria Montagut Bayo ha trabajado en el Departamento de Iluminación de Seat en las instalaciones de Martorell, donde el Departamento de Iluminación dispone de un túnel óptico, una instalación para realizar simulaciones que consiste en un kilómetro de carretera a oscuras para verificar los faros y pilotos.

"La normativa del grupo Volkswagen, al que pertenece Seat, incluye una serie de ensayos térmicos y eléctricos de funciones como el intermitente, la marcha atrás o las luces de freno”, explica la ingeniera en declaraciones a DiCYT. Son pruebas a las que se someten los diseños de estos dispositivos para nuevos modelos con el objetivo de comprobar que su funcionamiento es correcto en múltiples condiciones, barajando distintos ciclos en cuanto a tiempo de funcionamiento y temperatura. Por ejemplo, se puede hacer un ensayo con los intermitentes, las luces de freno, la marcha atrás y otras luces funcionando una serie de minutos y dejando de hacerlo otros tantos mientras la temperatura varía entre 60 grados centígrados y -40º.

El problema es que los ensayos de este tipo pueden durar hasta 48 horas y “nadie está en el puesto de trabajo durante tanto tiempo para supervisar una prueba de estas características”. Además, hasta ahora se hacía con programas de ordenador, “pero las conexiones se realizaban de forma manual”, así que el objetivo de la compañía era contar con una máquina que automatizara todo el proceso y en este proyecto entró Nuria Montagut.

Durante cinco meses estudió los ciclos de las pruebas y todos los parámetros necesarios para diseñar la máquina, además de “elegir un proveedor que nos aconsejara sobre los materiales para construirla”. Cuando la alumna de Béjar finalizó su estancia en Seat, la máquina quedó diseñada y con el material elegido para construirla.

Con unas dimensiones de 180x60x60, el artefacto permite programar hasta ocho funciones, pero cada función está en un bloque que se puede separar del resto, para probar, por ejemplo, sólo el intermitente. Además, cuenta con una pantalla táctil donde el operario puede elegir los ciclos que desea programar para cada función, graduando tanto voltaje como intensidad y frecuencia. Asimismo, va conectada a un autómata que ejecuta las órdenes, conexión con la cámara climática y conexiones eléctricas tanto a la red como una batería.

Desplazamientos para pruebas

Todo ello es necesario porque las pruebas no se realizan solo en el túnel óptico de Martorell, sino que los investigadores se desplazan con los coches hasta lugares como Finlandia o el desierto de Almería para realizar los ensayos en las condiciones reales más extremas, por ejemplo, -35º y nieve en el invierno finlandés. Por eso la máquina tenía que ser lo más manejable posible.

Seat es la propietaria de la nueva máquina y, por el momento, no desea mostrarla para proteger el secreto industrial. De cualquier forma, la experiencia ha sido muy positiva para Nuria Montagut, que tuvo como director de su proyecto a Raúl García Ovejero, profesor del Área de Ingeniería Técnica Mecánica. “Estas prácticas me abrieron las puertas para irme a Alemania”, afirma, ya que esta alumna, natural de Béjar, trabaja en la actualidad en las instalaciones de Audi, también del grupo Volkswagen.

Programa de prototipos

En la Universidad de Salamanca, la segunda edición del Programa de Prototipos Orientados al Mercado, promovido por el Proyecto de Transferencia de Conocimiento Universidad-Empresa (T-CUE) de la Junta en las universidades públicas y privadas de Castilla y Léon,incluye 15 proyectos pertenecientes a las facultades de Ciencias y Ciencias Químicas y a la Escuela de Béjar. El proyecto ‘Dispositivo de control para la automatización de ensayos térmicos de dispositivos de iluminación y señalización’ de Nuria Montagut es uno de los más llamativos, pero no el único, como se podrá comprobar en la presentación oficial de los resultados, que tendrá lugar a finales de octubre.

Fuente: Agencia DiCYT