Comprar Mascarillas Béjar

El Centro de Estudios Bejaranos publica un nuevo número de su revista

Redacción i-bejar.com
Diciembre 16, 2020

La número XXIV no podrá ser presentada en público, en el Casino Obrero de Béjar como suele ser habitual

Cartel anunciador de la presentacion de la revista

Un año más el Centro de Estudios Bejaranos saca a la luz la revista Estudios Bejaranos, editada gracias a la aportación económica de la Diputación de Salamanca. “La número XXIV no podrá ser presentada, desgraciadamente, con el calor del público en el Casino Obrero de Béjar como suele ser habitual cada mes de diciembre y es por ello que su puesta de largo se llevará a cabo de una manera diferente”, se lamentan desde el CEB.

El jueves 17 de diciembre la presidenta, Josefa Montero García, comentará a través de un vídeo en el canal Youtube del CEB, el contenido de la revista. A partir de entonces, y cada día, se irán difundiendo dos vídeos desde el viernes 18 al lunes 21 en los que varios autores nos describirán el contenido de sus artículos o leyendo sus aportaciones literarias.

La programación será la siguiente:

  • Jueves 17 de diciembre. Presentación a cargo de Josefa Montero García.
  • Viernes 18 de diciembre. Marcelo Matas de Álvaro y Yolanda Izard Anaya.
  • Sábado 19 de diciembre. Josefa Montero García y Luis Felipe Comendador Sánchez.
  • Domingo 20 de diciembre. Pedro Emilio López Calvelo y Mercedes Riba.
  • Lunes 21 de diciembre. Carmen Cascón Matas y Juan Antonio Frías Corsino.

La cubierta de este año sirve de homenaje a dos personas que han fallecido en este triste año 2020. La acuarela representa una calle de Candelario y es de la mano de uno de ellos: el artista bejarano Antonio Zaballos. “Hemos querido que sea ésta representación figurativa, tan poco característica de su arte, porque con ella recordamos a nuestro compañero, también fallecido, Pablo Puente Aparicio y al pueblo donde solía veranear desde hace años, objeto de sus amores e investigaciones”, comunican desde el centro, desde donde las gracias a la familia de Antonio Zaballos por facilitar esta acuarela y a Mercedes Riba por conseguir que esto fuera posible.