Comprar Mascarillas Béjar

El nuevo Matadero “apesta” y aún no ha comenzado a funcionar



Redacción i-bejar.com
Marzo 04, 2008

Editorial nº 79, del 2 al 9/3/08 del semanario digital Bejar.biz - La columna del salmantino

La Voz de Salamanca / De todos es conocida la desgraciada historia del nuevo Matadero, una construcción que nace mal, con una obra iniciada de forma ilegal, deprisa y corriendo, al lado del polígono industrial, sin proyecto de actuación urbanística, sin proyecto de urbanización, sin accesos, sin la mayoría de los requisitos racionales y legales que son precisos para poner en marcha una obra tan importante y tan problemática como un matadero.

La legislación española y la europea obligan a que antes de hacer una obra de ese tipo, antes de mover una piedra, hay que hacer algunas actuaciones que son vitales, para que esa instalación funcione bien y no afecte a la calidad de vida de los vecinos y ciudadanos.

Esa instalación requiere en primer lugar resolver los problemas urbanísticos, o sea planear su ubicación, el espacio que necesita, los accesos, las infraestructuras de luz y agua, etc..

En segundo lugar una instalación como esa requiere hacer (antes de mover una piedra) una evaluación de impacto ambiental, que es un documento serio, en el que se debe describir los riesgos medioambientales, evaluar su impacto y definir los medios para minimizar esos impactos.

En tercer lugar se necesita una licencia de actividad, en el que (antes de mover una piedra) se describen los riesgos para la seguridad de los trabajadores y de los vecinos.

Pues bien, el Nuevo Matadero de Béjar, que es una concesión municipal a una empresa, no hizo ninguna de esas tres actuaciones antes de iniciar las obras, todo debido a la responsabilidad el ex-alcalde Sr. Riñones y su concejal Valle.

Todo esto ya fue denunciado en este semanario antes de las elecciones municipales y pensamos que fue una de las razones por las que los ciudadanos optaron por el cambio.

Pero ahora el Sr. Alcalde actual, Cipriano Rodríguez, no se puede “lavar las manos” respecto al problema. No vale el eterno y falso argumento de los puestos de trabajo. Hay que hacer las cosas bien y enmendar los errores.

La empresa concesionaria del Matadero, pensamos que debido a requerimientos del Ayuntamiento y a las presiones y denuncias, entre otros de este semanario, ha elaborado y presentado para su aprobación la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), un documento de más de 200 páginas que ha sido presentado al organismo competente, que es la Junta de Castilla y León.

El análisis del mismo que ha hecho nuestro colaborador en temas urbanísticos, Manuel Velasco, demuestra con claridad que ese documento es una cortina de humo destinado a despistar a indocumentados, más que un estudio serio de los impactos ambientales y sobre todo una propuesta para su minimización y/o corrección.

Debían pensar la consultora que lo hizo y la empresa que lo encargó que no se lo iba a leer nadie, si no, no se explica esa demostración de insensatez e incompetencia.

No es de recibo que se despache en un párrafo de tres líneas el tema de los vientos de la zona y por tanto de qué medidas se van a tomar para reducir los olores. Como no hay estudio de vientos, se supone que no va a haber vientos y por lo tanto el problema de los malos olores no es tal. Pues eso no es así, todo el mundo sabe en Béjar cuales son los vientos dominantes y esa instalación está al oeste de la ciudad, a dos pasos. En fin, demencial.

Qué decir respecto al tema del agua, con un consumo mayor que el estimado para el polígono industrial. ¿De donde se va a sacar? ¿Es que hay agua suficiente? ¿Es que se piensa cortar el agua al polígono y por ende a La Condesa (pues la Condesa está enchufada a la misma tubería que da agua al polígono), para dársela en exclusiva al Nuevo Matadero? ¿Qué va a pasar con los vertidos? ¿Está la depuradora de Béjar capacitada para aceptarlos? ¿Qué pasa con el riesgo evidente de contaminación del Cuerpo de Hombre en el caso de un vertido de residuos?

Los bejaranos deben saber que en una inversión de más de 10 millones de euros, el coste de las medidas correctoras previstas es de 20.000€. Con eso está dicho todo, o sea no va a haber medidas correctoras.

Así pasa con el resto de temas, los ruidos, los residuos, los vertidos, etc..

En fin, que el citado EIA es un documento con un buen índice, bien encuadernado pero vacío de contenido y destinado a tapar bocas y a acallar conciencias, que no soluciona ni uno de los graves problemas reales que tiene una instalación de esas características.

La actual Corporación, con el Concejal de Urbanismo y el Alcalde al frente, está obligada a emitir informes sobre el tema y debe tomar cartas en el asunto exigiendo que se cumpla la ley y que se resuelvan los problemas de fondo. No vale lavarse las manos y responsabilizar al equipo de gobierno anterior, no vale el pasteleo, no vale el argumento de los puestos de trabajo. Hay que salvar los puestos de trabajo y crear nuevos, pero no debe ser a costa de crear un grave problema para la salud de los bejaranos, poner en riesgo ecológico el entorno e hipotecar para el resto el Polígono industrial.

Existen medios y tecnologías para resolver o aminorar los problemas expuestos, pero eso se puede conseguir si hay voluntad clara de hacer cumplir la ley. No hay futuro al margen de la ley. ¿O alguien piensa que sí lo hay?

Temas: