Comprar Mascarillas Béjar

Mentiras y verdades en torno a la gestión del Teatro Cervantes



Redacción i-bejar.com
Agosto 19, 2008

Por Jesús Cascón Murillo www.bejarnoticias.com Ante las últimas acusaciones lanzadas desde el PP poniendo en entredicho la gestión del Teatro Cervantes y unas supuestas irregularidades que detectan en su mantenimiento por parte de la nueva empresa concesi

La Voz de Salamanca (Miguel Caballero) / Por Jesús Cascón Murillo

www.bejarnoticias.com

Ante las últimas acusaciones lanzadas desde el PP poniendo en entredicho la gestión del Teatro Cervantes y unas supuestas irregularidades que detectan en su mantenimiento por parte de la nueva empresa concesionaria de este servicio hemos querido conocer cual es la situación real en la que se encuentra una de las instituciones culturales más antiguas de nuestra ciudad.

En su comparecencia ante los medios de comunicación bejaranos, el concejal popular Pedro Manuel Esteban lanzaba serias acusaciones hacia la empresa concesionaria y sobre los responsables del equipo del gobierno por mantener entre otras cosas la cafetería cerrada al público, con lo que se incumpliría el pliego de condiciones exigido a la misma. Asimismo se ponía en duda la solvencia de la nueva empresa para llevar el control del Teatro, al acusarles de cometer graves irregularidades técnicas durante la pasada Semana de Cine Español. Fallos técnicos que para el concejal popular habrían motivado el fracaso de dicha semana, cuando en realidad fue un éxito de asistencia. Por todo ello y ante las críticas lanzadas desde las filas populares, la redacción de Bejarnoticias se ha informado al respecto y este es el resultado del trabajo que hemos realizado.

Una pregunta reiterada.

Según hemos podido saber, quien ahora se pregunta sobre la apertura de la cafetería del Teatro Cervantes, son los mismos que plantearon esa pregunta en el pleno ordinario del mes de junio, cuestión que fue respondida ya en ese momento por el propio alcalde de Béjar, Cipriano González, que aclaró que esa situación se debe única y exclusivamente a que dicha cafetería carece de licencia de apertura desde la “reconstrucción” del Teatro llevada a cabo por parte del grupo político que precisamente muestra ahora esa preocupación, es decir, por el PP, cuando éste estaba en el poder. Pero parece que “no hay peor sordo que el que no quiere oír”, y quien se obceca en sumar puntos cuando el partido se ha terminado y perdido por “mayoría absoluta”.

Ante la falta de argumentos

Pero he aquí, que uno de sus concejales parece que no estuvo presente en ese pleno en el que ya se respondió a esa cuestión, o que si estuvo presente, tendría serias dificultades auditivas y comprensivas, por no decir que serías afecciones en sus entendederas, ya que después de mes y medio, en rueda de prensa, vuelve a plantear de nuevo lo mismo. Sota, caballo y rey; o el regreso de Don Erre que Erre como título de la película que, a falta de argumentos, está protagonizada por los miembros del PP en la oposición bejarana.

Las contradicciones del PP

Y es que parece como si no hubiera bastantes problemas en Béjar, de mayor y más profundo calado, que si se abre o no una cafetería en el Cervantes para los dirigentes actuales del PP en Béjar. Y máxime cuando esa cafetería no se puede abrir porque carece de licencia de apertura que el propio PP no otorgó cuando estaba en el poder en el Ayuntamiento y después de esa “reconstrucción” y reinaguración que quisieron hacer a toda costa, olvidando también que el propio teatro tampoco tenía otorgada la licencia de apertura. Irregularidades que, sin duda, podrían haber traído consecuencias al máximo nivel en la Jefatura del Estado sobre esa nefasta gestión del PP si hubiese sucedido alguna desgracia en una dependencia municipal que no tenía las licencias oportunas, y sin embargo, fue “reina-ugurada” con la presencia real de S.M. la Reina de España. ¿Os imagináis que hubiera pasado si hubiera habido algún accidente ese día con la reina en el teatro, y el teatro sin licencia de apertura? Ojalá Béjar solo tuviera ese problema: Si se abre o no un cafetería. ¡¡¡Manda huevos!!! (que diría Trillo) como esa sea la máxima preocupación de los representantes del PP en Béjar.

Abierta sin licencia

Según nos han comentado, esa cafetería, al parecer sí se mantuvo abierta abierta durante un tiempo en la pasada legislatura en la que gobernaba el PP. Si esto hubiera sido así, si se hubiera abierto aunque solo fuera un días, se habría consentido una gran irregularidad por parte del anterior Equipo de Gobierno del PP que precisamente en el pleno preguntaba por qué no estaba abierta, pero también, y no menos importante, por la entidad, supuestamente sin ánimo de lucro, que antes era la titular del contrato de concesión del propio Teatro, y a la que el PP le concedió tal honor. Eran tantas las prisas que tenía ese anterior Equipo de Gobierno del PP por “reabrir” el Teatro Cervantes, que además de “olvidarse” de otorgar la licencia de apertura de la cafetería, también, como hemos dicho antes, se “olvidaron” de otorgar la licencia de apertura del propio Teatro.

Los mismos protagonistas

Es curioso que ese Equipo de Gobierno del PP que antes intentaba cerrar empresas que no les eran afines con la excusa de las licencias municipales, consintieron que el Teatro Cervantes, de titularidad municipal, estuviera abierto sin la licencia de apertura, que la cafetería del Teatro también estuviera abierta sin la licencia… y más curioso todavía, que da la casualidad que en aquella época los responsables de la gestión del Teatro que estaba abierto ilegalmente, fueran los mismos que han estado ejerciendo una actividad sin licencia, es decir, ilegalmente, durante casi un año, con instalaciones urbanísticas ilegales durante casi dos, con la convivencia del anterior Equipo de Gobierno del PP que consintió esa situación a pesar de tener una serie de denuncias que ponían de manifiesto tales ilegalidades. Curioso cuanto menos, que sean los dos protagonistas con casi las mimas irregularidades una y otra vez.

Esperando respuestas

Por tanto, y ante todo lo que venimos afirmando, estas serían las preguntas que deberían responderse desde las filas populares: ¿Por qué preguntan por la apertura de la cafetería del Teatro Cervantes cuando fueron ellos los que no otorgaron la licencia de apertura y se ha consentido esa situación sostenida en el tiempo durante años?; ¿Por qué tampoco concedieron ellos mismos la licencia de apertura al propio teatro y se ha consentido esa situación sostenida en el tiempo durante años? y ¿Por qué el Ayuntamiento no puede exigir el total cumplimiento en ese aspecto del pliego de condiciones?. Para responderse a sí mismos, solo tienen que mirar a su izquierda según se sientan en su banquillo municipal y pedir esas explicaciones a un líder político que fue el máximo responsable de no otorgar las licencias oportunas a lo que él mismo “reconstruyó” consintiendo tal irregularidad sostenida en el tiempo durante años. Lo reconocerán si tiene la decencia de acudir y no tiene cosas “más importantes” que hacer en Salamanca, o calentar el banquillo en Fuensaldaña.

Por tanto, si cuya máxima aspiración es ver abierta una cafetería para saciar sus inmensos deseos vitales, pueden pedir las responsabilidades oportunas de la actividad desarrollada sin licencia de apertura en el teatro y en la cafetería, además de a ese ex_alcalde que gestionó de manera nefasta la ciudad de Béjar, a la entidad ‘Béjar Teatro’ que convivió con esa situación durante su gestión del escenario bejarano por excelencia.

Hablemos, ya que estamos, de esa entidad.

Como todos los lectores recordarán, el contrato actual del mantenimiento de la Instalación Municipal del Teatro Cervantes fue sacado a concurso público al que pudo concurrir cualquiera, y al que solo la entidad que actualmente lo tiene suscrito fue la que se presentó. Pues bien, como ya hemos reseñado, en tiempos pasados, cuando el PP desgobernaba Béjar, hubo otra entidad que estuvo gestionando el Cervantes durante largo tiempo, y en esta ocasión optó por no presentarse.

Si nos atenemos a los hechos, podríamos preguntarnos el por qué esa entidad, dado que ya tenía tanta experiencia y lo hacía tan bien a los ojos del PP, no se presentó de nuevo al concurso para gestionar el teatro. Para responder a esta cuestión, quizás, habría que tener en cuenta cómo estaba el Teatro, y cómo lo dejó esa entidad. Para que nos hagamos una idea, tan solo un dato significativo antes de enumerar la vergüenza de herencia que dejó, y es que, a fecha de hoy, no hay inventario de cómo adquirió esa empresa el teatro, y cómo lo dejó. Un inventario que se ha solicitado y que… casualidades de la vida, no aparece por ninguna parte. ¿Dónde está?

Ni rastro

Y de la documentación de toda esa gestión que duró años no se ha encontrado ni un solo documento en el teatro. Es como si no hubiera existido gestión alguna durante todo ese periodo. Bueno, quizás se “traspapelara” o “quemara” como algún otro papel en cuestión de dos semanas.

Inventarios que faltan e inventarios que dan vergüenza

También resulta curioso que fuera el PP quien requiriera el inventario previo a la actual gestión, y que cuando se le respondió que no había ningún inventario previo a la actual gestión en el Ayuntamiento, se callaran y no volvieran a requerir nada anterior a la actual gestión. ¿Será porque se dieron cuenta de las irregularidades dejadas en herencia?

Para que los lectores se hagan una ligera y mínima idea sobre lo conocido por este periódico, habría que tener en cuenta lo que figura en el parte oportuno remitido al Área de Ciudadanía/Cultura del Exco. Ayuntamiento de Béjar antes de que la entidad que ahora tiene en vigor el contrato del Teatro Cervantes se hiciera cargo del mismo, y cuya responsabilidad recae directamente en la etapa de gestión anterior del PP y de la entidad ‘Béjar Teatro’, ya que las incidencias y averías no eran precisamente de hace dos días, sino quizás de un año o más.

Mientras no se contaban con las licencias de apertura del propio teatro que estuvo funcionando ilegalmente hasta la fecha y tampoco se contaba con la licencia de apertura de la cafetería que estuvo funcionando ilegalmente por un periodo de tiempo; en el parte figura que se recogieron de la gestión anterior “bienes” tales como botellas de Bourbon y juegos de cartas y de ajedrez en la oficina, y una caja llena de propaganda electoral del PP en uno de los almacenes de la Instalación Municipal. Pero asimismo, también se encontraron hasta un total de 62 averías y objetos rotos, y no precisamente, como decimos, de hace dos días:

1. La megafonía del Foyer estropeada.

2. Dos envíos de audio estropeados.

3. El cable de alimentación de la mesa de sonido estropeado.

4. Una de las etapas de potencia estropeada.

5. Desaparición de un pie de micro.

6. Dos adaptadores de micrófono estropeados.

7. Clavija macho de cable cannon largo estropeada.

8. Carencia de cableado de audio cannon.

9. Falta de baterías para la microfonía inalámbrica.

10. Flexo de la mesa de luces estropeado.

11. Mala conexión entre el ordenador y la mesa de luces.

12. El cable de la fuente de alimentación de la mesa de luces estropeado.

13. Cuatro focos PC con las lámparas fundidas.

14. Desaparición de dos focos PC de los que constan en la ficha técnica.

15. Carencia de suficientes palas para todos los focos PC.

16. Una pala rota para foco PC.

17. No había suficientes portafiltros de PC Spazio.

18. Un Recorte roto.

19. No hay ni un solo portagobos de los diez que se solicitaron por la entidad que anteriormente lo gestionaba.

20. Ni un solo recambio de lámparas.

21. No funcionan tres focos panoramas de luz de escenario.

22. Dos luces blancas de escenario fundidas.

23. Faltan 2 luces azules.

24. Todas las luces rojas estropeadas.

25. La luz de escalera en la 1ª galería, no funciona.

26. No constan las patas de fijación de focos para las calles en escenario.

27. La línea telefónica en las oficinas y sala de juntas, rota, y con los cables manipulados a la altura del guardarropa.

28. El micrófono de taquilla no funciona.

29. La puerta lateral exterior de acceso a escenario rota en la parte de la cerradura. Y falta el faldón de esa misma puerta.

30. Las luces de emergencia en las escaleras de los sótanos rotas y fundidas.

31. Una caja con cristales rotos de una puerta en el almacén de entrada en el Foyer.

32. Diversos azulejos rotos en baño de chicas en todas las plantas.

33. Extractor de uno de los servicios roto.

34. 2 Taburetes de cafetería sueltos.

35. En cafetería no funcionan varias bombillas.

36. Faltan tres tapas de la cisterna en el baño principal de la planta baja.

37. Diversos escapes de agua en baños de todas las plantas.

38. En el baño de minusválidos faltan el espejo, agarraderas, y papelera.

39. Faltan varios portarrollos en diversos servicios.

40. En la cuarta planta una gotera, y humedad en diversos laterales y principios de las escaleras principales.

41. Faltan bombillas en el baño de chicas de todas las plantas.

42. Grietas en la pared en la 4ª planta.

43. Rodapiés roto, sacado de la pared, en la 2ª planta Derecha.

44. Llave partida en la cerradura del cajetín de llaves en la taquilla.

45. Falta la llave del dispensador del jabón.

46. La cerradura de la ventana de Cafetería rota.

47. Una tabla del parqué suelta en el 2º Anfiteatro.

48. Las moquetas de entrada lateral al patio de butacas desprendidas.

49. Diversas grietas en las oficinas.

50. Una gotera en la parte del ascensor de las oficinas.

51. Todas las barandillas flojas en todas las plantas.

52. Desprendido parte del falso techo de la barra de Cafetería.

53. Diversas bombillas fundidas en espejo camerinos.

54. Cargador de wakies roto.

55. Un cajón salvajemente partido del despacho de oficina.

56. Una gran gotera en el cajetín del guardarropa.

57. Diverso material de atrezzo (sillas) deteriorado en los almacenes de los sótanos.

58. Tres goteras en el escenario.

59. Una gran gotera en una de las ventanas de la Sala Azul.

60. Humedad en el techo del lienzo.

61. Butacas vencidas.

62. Butacones en el Foyer.

En cuanto a los fallos técnicos

Por último, en su coparecencia, el Grupo Popular achacaba a la dirección del teatro un fallo técnico en el sonido durante la proyección de uno de los films en la Semana de Cine Español, lo que a su entender habría deslucido la Semana. Un problema técnico por causa ajena a la voluntad de la dirección del propio teatro, sino por la productora que proyectaba el film, y cuyo máximo responsable pidió disculpas en el Cineforum posterior. Y cuestión técnica que no significó en absoluto deslucimiento alguno de la Semana, puesto que en días sucesivos, la asistencia de público fue mayor, incluso consiguiendo el récord de participación con respecto a todas las ediciones anteriores.

En conclusión:

Si ahora se preguntan desde el PP si los actuales gestores del teatro están suficientemente preparados porque hubo algún fallo, y por qué no está abierta la cafetería, la respuesta es sobradamente SÍ, ESTÁN MÁS QUE PREPARADOS. Pero además, nosotros nos tenemos que preguntar una vez expuesto todo lo anterior:

Dejadez absoluta y mas preguntas a la espera de respuesta

¿El anterior Equipo de Gobierno del PP inspeccionaba las instalaciones o dejaba a esa entidad que antes gestionaba el teatro hacer y deshacer a su antojo? Más bien deshacer viendo las más de 62 averías y roturas que había.¿Es normal que el Teatro Cervantes tuviera más de 62 averías durante la gestión de la anterior entidad a la que le fue concedida por el Ayuntamiento del PP la delegación del Teatro y que el Ayuntamiento del PP no tuviera constancia de las mismas, y si las tenía no hiciera nada al respecto? ¿Cómo se pudieron permitir el lujo de tener tal dejadez con una de la Instituciones Culturales más antiguas de la ciudad?

Si han hecho esto con el Teatro Cervantes, del que ahora parece que se preocupan tanto, cuando da la impresión que da es que hasta hace un año lo tenían en total abandono, dejándose de preocupar de la instalación cuando le concedieron la gestión a una entidad cuya dejadez era su tarjeta de visita, ¿Qué no habrán hecho con otros temas de mayor calado de infraestructuras en Béjar?

¿De qué manera hicieron la cosas los representantes el anterior Equipo de Gobierno del PP para reinaugurar un teatro sin licencia de apertura, y consentir su funcionamiento irregular, y hacer lo mismo durante un tiempo en la cafetería de teatro, también sin licencia de apertura?

¿Dejaron conscientemente que tanto el teatro como la cafetería funcionaran irregularmente bajo la gestión de esa entidad a la que le concedieron la gestión del Teatro sin exigirle que cumpliera el pliego de condiciones? Si no fue conscientemente, ¿No se hubiera tratado de otra más de sus incompetencias? Y si fue conscientemente, ¿No se podría definir tal hecho como negligencia?

¿No veían la dejadez de la anterior entidad gestora? ¿No hubo una mísera inspección ni control? ¿Por qué?

Una nueva política

Ahora, todo eso quedó atrás. Según se nos confirma por parte de la nueva empresa concesionaria, ahora se atiende a las compañías y se les solicita unos impresos en los que las mismas deben valorar los distintos servicios que se les presta . Las impresiones a día de hoy y tras varios meses de actividad, según han podido confirmar fuentes municipales son todas positivas y en todas ellas se recogen de forma positiva los servicios que se les prestan.

Tras cuatro meses de gestión del Teatro, ni una sola queja, ni un solo fallo, y el que se aduce a la gestión en el sonido de la proyección de un film, tampoco corresponde a la gestión, sino a quien ya pidió disculpas en su momento.

Un control necesario

La doble moral, la hipocresía, el cinismo y el rencor nunca han sido buenos consejeros. Algunos deberían aplicarse el cuento. La máxima de Geobles de que “una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad” es falsa. Los propios estudiosos de Gobles aseguran que: “La desinformación es casi una ciencia”, pero luego aclaran: “Lo que pasa es que esa desinformación se contrasta con los hechos y queda en nada”. Un ejemplo: ¿Cuántas veces repitieron lo de las armas de destrucción masiva en Irak? Pues eso. A buen entendedor…

Temas: