Se llamaba Isaías

Redacción i-bejar.com
Marzo 07, 2008

Hace un par de horas, las peores pesadillas de la democracia y de la convivencia pacífica se hicieron realidad cuando Isaías, “un obrero de toda la vida” como recordaba un vecino, era asesinado en Mondragón, municipio donde había sido concejal del PSOE. D

La Voz de Salamanca (Javier García Pedraz) / Hace un par de horas, las peores pesadillas de la democracia y de la convivencia pacífica se hicieron realidad cuando Isaías, “un obrero de toda la vida” como recordaba un vecino, era asesinado en Mondragón, municipio donde había sido concejal del PSOE.

Dicen los medios que Isaías no llevaba escolta, que renunció a él cuando dejó de ser concejal. Mientras, muchos, apretamos los puños llenos rabia al escuchar las circunstancias del cobarde atentado, haciéndonos preguntas incesantemente, machacándonos pensando que su condena fue llamarse Isaías.

La excusa de la existencia de un conflicto político está más que agotada. Otegui y sus míseros pupilos deberían responder a lo que todo ser humano puede cuestionarse en un día como hoy: ¿Qué relación guarda un currante de autopistas inactivo políticamente con el futuro Euskadi? ¿Cómo se explica que un obrero y padre de familia numerosa está implicando en el supuesto conflicto político que inventan aquellos que negaron a la palabra en virtud a su adoración por la pólvora?

Respondan o condenen.

Temas: