Comprar Mascarillas Béjar

Librarse de la rémora



Redacción i-bejar.com
Diciembre 28, 2007

Hace ya un tiempo que no escribía en esta columna y se debe a que últimamente no estoy en Salamanca. Vuelvo ahora, para las vacaciones de Navidad, y me encuentro con un panorama del que ya estaba enterada por la lectura de este y de otros periódicos digit

La Voz de Salamanca (Shawar McQueen) / Hace ya un tiempo que no escribía en esta columna y se debe a que últimamente no estoy en Salamanca. Vuelvo ahora, para las vacaciones de Navidad, y me encuentro con un panorama del que ya estaba enterada por la lectura de este y de otros periódicos digitales: la tremenda subida de los impuestos que ha aprobado hoy nuestro ayuntamiento.

El país en el que vivo últimamente es Grecia; desde que llegué, a final de Septiembre, ha habido en él dos huelgas generales debidas a un recorte de las pensiones que el gobierno central plantea para paliar la mala situación económica del país. La reacción, como puede verse, no se hizo esperar y ha sido (y será) muy contundente: el pueblo griego dice no a unas reformas que harán su día a día más difícil. En Grecia, desde antes de caer la dictadura (cayó por la presión del pueblo, cayó por manifestaciones y resistencias y acontecimientos como el de la Escuela Politécnica) las personas son conscientes de su poder como ciudadanos. No sienten miedo ni pereza a la hora de manifestarse, a pesar de que la policía no sea de las más amables de Europa. No les importa tampoco perder un día de salario por hacer una huelga general, porque saben que, siendo muchos y trabajando juntos, sus voces son importantes y se escuchan. Efectivamente, el gobierno griego está ahora pensando cómo dar marcha atrás y tratando de apaciguar a la población, lógicamente con grandes dificultades.

Las televisiones nacionales han abierto sus telediarios con el incidente; no es para menos, pues el uso de la violencia contra los ciudadanos dentro de un ayuntamiento es un asunto muy grave. Un político más hábil jamás hubiera permitido que ocurriera semejante cosa. Sabemos, sin embargo, que Lanzarote es todo menos hábil.

Esto queda claro en lo muy mal que ha gestionado el ayuntamiento y sus recursos y, más aún, en lo pésimamente que ha llevado esta situación de crisis. El ayuntamiento tiene una deuda de 110 millones de Euros, que son algo más de 18.000 millones de pesetas. Lo bueno de los Euros para Lanzarote es que muchos de los ciudadanos de Salamanca no se manejan aún bien con ellos. Pero son, como digo, 18.000 millones de pesetas y más o menos todos sabemos qué se ha hecho de ese dinero. Primera gran torpeza: acumular una deuda semejante y además hacerlo de manera ostentosa, sin el más mínimo disimulo. La segunda gran torpeza ha consistido en pretender recuperar esta suma a fuerza de impuestos. Por aquí los salmantinos ya no han querido pasar. Por muy acostumbrados que estén en el consistorio a hacer lo que les apetezca sin rendir cuentas a nadie, esta vez su falta de cualidades políticas, de inteligencia, de capacidad de razonar, los ha llevado demasiado lejos. Y los salmantinos han reaccionado como debe reaccionar una ciudadanía consciente.

Creo que ahora debemos continuar la lucha centrándonos en tres grandes focos. En primer lugar, debemos contar a los ciudadanos a cuánto asciende la deuda EN PESETAS, de manera que todo el mundo sea consciente de su magnitud. En segundo lugar, hay que pedir las cuentas del ayuntamiento; debe exigirse una auditoría que nos detalle adónde ha ido hasta el último céntimo perdido y quién es el responsable de su extravío; lo siguiente será que se apliquen las medidas judiciales que correspondan. Para acabar, debemos recordar y expandir en lo posible la idea de que este alcalde y este equipo de gobierno son perniciosos para Salamanca. Cuanto más tiempo permanezcan en el poder, más grande será el agujero negro de la deuda.

Con estas tres ideas claras y la determinación de los salamantinos, quizás consigamos sacarnos de encima una rémora que ha estado chupando la sangre de nuestra ciudad durante los últimos doce años.

Temas: