El impuesto de patrimonio y nosotros



Redacción i-bejar.com
Febrero 29, 2008

La rebelión de los potentados económicos contra los impuestos se ha sustentado en una doble estrategia: primero, transformar un asunto de valores en una cuestión de intereses; segundo, convencernos a nosotros de que lo que se defendían eran nuestros inter

La Voz de Salamanca (Honorio Cardoso) / La rebelión de los potentados económicos contra los impuestos se ha sustentado en una doble estrategia: primero, transformar un asunto de valores en una cuestión de intereses; segundo, convencernos a nosotros de que lo que se defendían eran nuestros intereses.

El modelo de democracia social y de derecho que se expande tras la II GM se fundamenta en tres pilares: reconocimiento de derechos y obligaciones, pago de impuestos, y prestación de servicios básicos. Sobre esas bases se construía un modelo de sociedad de redistribución de la riqueza y de cohesión social. Si falta el segundo pilar, el edificio se va al carajo. Exactamente eso es lo González le dijo a Aznar en el segundo debate del 93: si usted limita las entradas y propone ampliar las salidas, la caja va a estar vacía, así que “explíquelo Ud. Sr. Aznar”

En el programa del 2004, el PSOE contemplaba un impuesto sobre grandes fortunas. Esta promesa, como la de plazos del aborto, la autofinanciación de la Iglesia o la eutanasia, se ha evaporado, no sé si por la derecha o entre los recovecos de la creciente Z.

En el inicio de la precampaña la noticia bomba fue que se iba a suprimir el impuesto patrimonial. Inmediatamente los peperos le acusaron de copiarles. Y desde entonces silencio: en el debate Solbes- Pizarro no se mencionó y en el del lunes de Rajoy-Zapatero, tampoco. La conclusión malintencionada sería que “pacto habemus”. Pero la esperanzada espera que el asunto salga este lunes.

Para que todos nos enteremos tengan en cuenta este dato. En la memoria de la Administración Tributaria de 2005 se señalaba que los contribuyentes que declaraban más de 1 millón de euros de patrimonio (probablemente ninguno de los que están leyendo esta columna, ni de su círculo más amplio de conocidos) aportaban el 46,4% de los ingresos de ese impuesto. ¿Quiénes creen Uds., más allá de maniobras de intoxicación, que van celebrar la supresión del Impuesto sobre Patrimonio?

Temas: