Comprar Mascarillas Béjar

Gallardón sale derrotado en la puja con Aguirre y podría abandonar la Alcaldía de Madrid



Redacción i-bejar.com
Enero 16, 2008

El Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, salió derrotado en su puja con el sector más derechista del PP, encabezado por su gran rival Esperanza Aguirre y se plantea dejar la política. - Nacional

La Voz de Salamanca (A. M. Galindo, Elpais.com, M. Santos) / El Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, salió derrotado en su puja con el sector más derechista del PP, encabezado por su gran rival Esperanza Aguirre y se plantea dejar la política.

Gallardón finalmente no irá en las listas del Partido Popular al Congreso de los Diputados. Fuentes cercanas al alcalde madrileño han desvelado la información que el propio Rajoy habría comunicado a su compañero de partido en la tarde del 15 de Enero. Los recientes acontecimientos hacían presagiar lo peor para los intereses del propio alcalde. La elección del ex-presidente de Endesa y amigo personal de Aznar, Manuel Pizarro, como número dos en la circunscripción de Madrid al Congreso de los Diputados, fue percibida en los círculos del alcalde como un verdadero jarro de agua fría. A su vez, la renuncia de Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, a encabezar la lista por esa provincia ha actuado también en contra, ya que supone asumir la teoría del propio Álvarez-Cascos, padre de los estatutos populares y autor de la supuesta incompatibilidad en la que incurriría Gallardón por la duplicidad de cargos.

Con esta decisión, Mariano Rajoy cede a las presiones del sector más radical de su partido, encabezado por Esperanza Aguirre con el apoyo de medios como la COPE y el diario EL MUNDO. Sin embargo el Portavoz Parlamentario, Eduardo Zaplana si formará parte de la lista por Madrid, ante la firme negativa del Partido Popular Valenciano de llevarlo en sus listas. La siguiente incógnita a resolver en la lista por Madrid será conocer qué mujeres se encontrarán presentes. La Ley de Igualdad obliga a que entre los cinco primeros puestos aparezcan al menos dos mujeres. Estos puestos podrían ser ocupados por Ana Pastor y Soraya Sáenz de Santamaría. Pese a que el Partido Popular haya recurrido ante el Tribunal Constitucional la Ley de Igualdad parece que finalmente sus listas la cumplirán.

El líder nacional del PP ha esperado hasta el último minuto para decidir poner toda la carne en el asador y apostar de cara a las elecciones generales del 9 de Marzo por la línea más conservadora dentro de las filas del Partido Popular.

Ante esta tremenda y humillante derrota, Gallardón decidió ayer, según fuentes cercanas al alcalde, que el 9 de marzo, después de las elecciones, abandonará la política. El alcalde, cuya sustituta legal en el consistorio es Ana Botella, la mujer de José María Aznar, esperará hasta entonces sólo para no hacer más daño al partido.

Rajoy decidió una escenificación especialmente humillante para el alcalde, ya que la comunicación se produjo finalmente delante de su gran rival política, la persona que movió todos los hilos para evitar que cumpliera su sueño político, de nuevo frustrado.

La presión de sector más duro del PP y de algunos medios conservadores, (especialmente la cadena Cope y el diario El Mundo) enemigos acérrimos del alcalde, ha podido más que los deseos de Rajoy por contentar a uno de los políticos mejor valorados.

La noticia hundió por completo al alcalde y sus colaboradores, que estaban convencidos, como los más de 40 dirigentes del PP consultados sobre este asunto en las últimas semanas, de que Rajoy abriría un hueco, aunque no fuera en un puesto de cabeza, para cumplir los deseos de un hombre al que él colocó en maitines, la cúpula, mostrando la confianza y el respeto intelectual hacia el alcalde que todo su entorno le atribuía. Por contra, el entorno de Aguirre se mostró exultante con la victoria inesperada —ellos también habían asumido que Gallardón ganaría la batalla— que atribuyen en gran parte a sus presiones y a los avisos que mandaron a Rajoy del lío interno que le esperaba si contentaba al alcalde.

El comunicado oficial que dio cuenta anoche de la solución al mayor conflicto interno vivido por el PP en los últimos años refleja a las claras el nivel al que ha llegado la batalla. Según la dirección popular, Esperanza Aguirre también se ofreció para ser diputada, un órdago clarísimo a Rajoy porque exige dimitir de la presidencia de la Comunidad de Madrid —la ley no permite ser diputado nacional y presidente autonómico a la vez—. Esto es, Aguirre amenazó con dimitir si Rajoy incluía a Gallardón en las listas. Además, el ofrecimiento para entrar en las listas por parte de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, daba a Rajoy la oportunidad de negar la misma pretensión a Gallardón al poder utilizar como pretexto la ecuanimidad, negando al mismo tiempo ambos ofrecimientos.

En el trasfondo de esta sangrienta batalla entre dos sectores irreconciliables está la sucesión de Mariano Rajoy si pierde las elecciones, como le auguran aún todas las encuestas. Aguirre ha provocado un enorme conflicto interno porque quería impedir a toda costa que Gallardón llegara al Congreso. La historia democrática española demuestra que el jefe de la oposición, para tener expectativas de éxito, necesita ser diputado. Aguirre sólo lo podía ser si dimitía. Y no quería bajo ningún concepto que, en caso de una más que previsible división del partido en torno a la sucesión de Rajoy, su principal rival tuviera un plus que ella no podía conseguir: el ser diputado.

Sólo eso explica que, después de dar una gran batalla en todos los frentes, Aguirre llegara al extremo de amenazar con dimitir, y por tanto renunciar a su enorme poder, si Rajoy concedía a Gallardón su deseo. En una reunión que alcanzó niveles de gran tensión, según fuentes de los dos sectores en discordia, Gallardón insistió en que esa jugada de última hora de Aguirre era “una trampa”, pero Rajoy cedió a la presión. La duda que quedaba pendiente anoche era si este órdago de Aguirre estaba pactado de antemano y, sobre todo, si Rajoy decidió en función de esa presión de última hora de la presidenta.

EL ALCALDE DE OVIEDO SÍ IRÁ EN LAS LISTAS

Más humillante ha sido para Gallardón, el conocer que otros alcaldes como el de Oviedo, Gabino de Lorenzo, como cabeza de lista al Congreso de los Diputados por Asturias, a pesar que los oponentes a Alberto Ruiz-Gallardon aludían al reglamento interno que impedía que alcaldes fueran diputados.

Temas: