Ante la barrida del PP en la provincia



Redacción i-bejar.com
Marzo 14, 2008

El Partido Popular resultó finalmente el claro vencedor en la provincia de Salamanca. Si en la capital, los populares, mantienen su supremacía, y su diferencia con el PSOE, sigue aumentando, aún es más aplastante su victoria en el resto de municipios de l

La Voz de Salamanca (Roberto Cilleros) / El Partido Popular resultó finalmente el claro vencedor en la provincia de Salamanca. Si en la capital, los populares, mantienen su supremacía, y su diferencia con el PSOE, sigue aumentando, aún es más aplastante su victoria en el resto de municipios de la provincia. Los datos definitivos, y a la espera de conocer los votos procedentes de los salmantinos residentes en el extranjero, así lo avalan. Según estos resultados el Partido Popular, presidido por Julián Lanzarote, el controvertido alcalde de la capital, su formación política habría ganado nada más y nada menos que en el 87 por ciento de los municipios de la provincia de Salamanca, mientras que el otro gran partido, y vencedor a nivel de las generales, sólo habría resultado vencedor en 40 localidades. Todo un dato para la reflexión.

En Salamanca después de conocidos estos datos, unido a la gran sorpresa de la noche como fue la derrota de Emilio Melero al Senado, debería ser suficiente para abrir un proceso de reflexión en este partido, que no lo olvidemos contaba al frente de su candidatura al Congreso, con la figura del Ministro de Trabajo, el bejarano Jesús Caldera, quien además vio como en Béjar su candidatura, se veía superada por la del PP. Ahora más que nunca y con los resultados encima de la mesa el PSOE de Salamanca debería afrontar, desde ya, una más que necesaria renovación.. De lo contrario, de continuar negando la realidad, de seguir con un partido atado a los mismos dirigentes de siempre el futuro que les aguarda será el de seguir estando a remolque del PP.

En estas elecciones el PSOE contaba de entrada con un Ministro al frente de su candidatura y con un alcalde popular a la baja y fuertemente cuestionado por la ciudadanía, y eso sin olvidar que al frente de las listas al Congreso figuraban dos candidato seriamente cuestionado por el propio Presidente Provincial del PP. A pesar de estos problemas, que habrían hecho mella y pasado factura en cualquier otra circunstancia, el Partido Popular superó ampliamente a sus oponentes y con unos resultados aún más favorable que hace cuatro años.

Capítulo aparte debería ser el análisis del papel que en esta campaña ha jugado el Ministro de Trabajo, sus críticas a ciertos medios de comunicación por el hecho de que desde estos se les recordarse los constantes incumplimientos con la provincia, sus olvidos electorales y sobre todo su negativa a debatir con el candidato popular, han servido para que finalmente la ciudadanía le pasase factura el pasado domingo. En Salamanca no se olvidan de sus promesas recogidas en aquel famoso Plan Oeste, como en Béjar para sus paisanos, no ha pasado desapercibido que a pesar de contar con un bejarano al frente del Ministerio de Trabajo, el paro sigue haciendo estragos en la ciudad textil.

No sabemos cual será finalmente el papel que se le asigne al todavía Ministro, si este continuará al frente o no del ministerio de trabajo, o bien José Luís Rodríguez Zapatero decide encomendarle otra cartera ministerial. Sea lo que sea, lo que Caldera no debe olvidar es que no puede pasar otros cuatro años olvidándose de Salamanca y de sus problemas. Que no olvide Caldera, que si para Salamanca y para su ciudad natal debería ser todo un "lujo" contar con un Ministro en el Gobierno, para él debería ser todo un "honor" representar a Salamanca.

Pero mientras Caldera de debe mucho a Salamanca, y indudablemente a su partido por haber confiado en él durante todos estos años, Salamanca y su partido han recibido poco de EL.

Esperemos que tras el varapalo del domingo, EL BEJARANO, haya tomado buena nota y sepa estar a la altura volcándose con esta provincia. Seguro que si así lo hace; seguro que si en su trabajo Caldera sabe anteponer los interese de Salamanca a los meramente de partido, no fijándose a la hora de invertir y traer proyectos a la provincia en el color del Ayuntamiento o de la Diputación , los salmantinos, y los bejaranos podremos empezar a presumir de tener a un paisano en el Gobierno.

Temas: