Comprar Mascarillas Béjar

Roberto Heras: "Nunca en mi carrera me he sentido tan querido como ahora"



Redacción i-bejar.com
Enero 02, 2006

El bejarano Roberto Heras afirma hoy en una entrevista publicada por el periódico salmantino TRIBUNA DE SALAMANCA que «Nunca en mi carrera me he sentido tan querido como ahora».

Repasamos con Heras todo el proceso desde que le comunicaron la fatal noticia el día 27 de octubre.

¿Qué o en quién pensaste cuando te lo comunicaron?
La sensación fue de incredulidad porque fue una sorpresa tremenda. Habían pasado 40 días y estaba con mi mujer, mi hermano y mi cuñada cuando me llamó Manolo (Saiz, director deportivo) para decírmelo. Supe que había que empezar una lucha desde ese mismo día. En un principio se te cae el mundo encima, pero enseguida pensé en luchar y desde aquel día me cambió todo el invierno.

¿Sin la filtración que se produjo, hablaríamos ahora de un contraanálisis negativo?
La presión que se creó en torno al laboratorio pudo influir, está claro. Había mucha prensa a la puerta del laboratorio... Pero lo que de verdad sí me hubiera gustado, precisamente por todo eso, es que el contraanálisis hubiera sido antes. Pasó demasiado tiempo.

El propio Saiz ha dicho que esto es parte de un persecución en su contra, ¿compartes su opinión?
Es complicado. Desconozco en qué se basa Manolo para decirlo.

A pesar de que el equipo estaba obligado a actuar como lo hizo, ¿te hubiera gustado sentirte públicamente más apoyado?
El equipo se atiene a una normativa y de ahí la obligación de apartarme de él como miembros que son del ProTour. Lo que sí he tenido es su apoyo exterior. De cara al público a lo mejor no. Lo comprendo porque funciona así.

¿Cómo te han tratado tus compañeros del pelotón?
He escuchado muchas declaraciones a favor como las de Alejandro Valverde, por ejemplo, que es un corredor que tiene mucho peso en el pelotón y he recibido muchas llamadas y mensajes, aunque públicamente luego no lo hayan hecho. Les estoy muy agradecido por su apoyo.

El caso de Paco Mancebo, que quizá fue el que más sorprendió, ¿está aclarado ya?
Sí, me llamó y hablamos. La verdad es que yo ni siquiera me había enterado y sólo le dije que no se preocupara, que le creía.

¿Cómo te has sentido tratado por los medios de comunicación?
La verdad es que bien. Siempre me han dado credibilidad porque he dado la cara constantemente ante ellos. Creo que nunca se ha dudado de lo que estoy defendiendo.

¿Estar siempre disponible durante el proceso fue algo premeditado?
Sí, porque cuando uno es consciente de su inocencia y tiene las cosas tan claras como yo, no debe esconderse de nadie. Yo hice vida normal precisamente porque lo tenía muy claro.

¿Te ha molestado especialmente algo de lo que se ha dicho durante este proceso?
Sinceramente y no te miento: No he leído casi nada de lo que se ha publicado porque me podría volver loco si lo hago. Sé que hay medios que se han portado muy, muy bien conmigo, que otros se han mantenido neutrales y otros que se han ido por la otra parte, pero tampoco me quiero obsesionar mucho con lo que se diga.

Pero ha habido declaraciones con mucho peso, como la de Rafael Blanco, que aseguró que si hay rastros de EPO, aunque se tome como ‘no positivo’, demuestra que se ha logrado de forma exógena. ¿Cómo sientan estas opiniones?
En este tipo de declaraciones es José María Buxeda, mi abogado, el que tiene que valorarlas. Yo no quiero entrar a dar o quitar razones porque es un caso muy complicado.

Se ha dicho también que eras un ciclista ‘bajo sospecha’ por la diferencia de rendimiento en Tour y Vuelta, ¿qué tienes que decir al respecto?
Es algo muy típico, el hecho de decir que sospechan de un ciclista cuando sale un positivo, pero quiero hacer un poco de memoria para la gente: he sido quinto en el Giro y en el Tour, no sólo he ganado la Vuelta. Creo que he rendido muy bien en otras carreras, pero la gente olvida rápido, es una pena.

¿Te has sentido ofendido al ser excluído de los grandes premios del deporte anual?
Bueno, lo que me he sentido es gratificado con mi gente, porque ellos sí que me han dado el premio al mejor deportista. Los demás, ellos sabrán. Yo sólo quiero agradecer de corazón a los que sí se han acordado de mí.

Personalmente, ¿cómo te ha afectado esta sanción?
Pues de momento lo único que te puedo decir es que en el día a día, yo salgo a la calle y la gente me apoya muchísimo. Eso para mí es importantísimo porque no es lo mismo sentirte así de bien, que salir a la calle y que la gente te abuchee. Pero no sólo en Béjar, sino en cualquier sitio al que he ido: me dan ánimos, me dicen que no se lo pueden creer y es lo más importante. Nunca me he sentido tan querido en mi carrera.

Aun así, ¿están siendo las Navidades más complicadas que te ha tocado vivir?
Que va, al contrario. Hubieran sido complicadas si al salir a la calle hubiera notado que la gente estaba en mi contra, pero como no ha sido así, pues todo ha sido más fácil. Han sido unas Navidades en familia y, como siempre, el plano deportivo pasa a un segundo nivel para centrarte en los tuyos.

¿Cómo lo lleva la familia, habláis a menudo de ello?
Bueno, claro que lo hablas, pero sin obsesionarnos con ello. Hablábamos más al principio, pero ahora estamos más tranquilos.

¿Son ellos los que te dan ánimos o eres tú el que tiene que sacarles una sonrisa?
Quizá mi hermano mayor sea el que peor lo encajó, pero estamos todos bien. Lo llevan por dentro, por supuesto, tanto ellos como mi mujer, pero de verdad que lo llevamos bastante bien. No hemos tenido todavía ningún bajón gordo.

¿Te dan miedo las consecuencias económicas que tenga este proceso?
No, de momento no. Es algo que también tendremos que ir valorando conforme pasen las cosas para saber hasta donde podemos llegar.

¿Sientes que este positivo ha hecho daño a tu deporte, del que siempre te has manifestado enamorado?
Claro. La imagen del ciclismo y del ciclista ha sido dañada de nuevo, pero precisamente es eso lo que también quiero conseguir, que seamos tratados con dignidad y con el mismo baremo que el resto de deportistas. Y personalmente no quiero ser recordado así, creo que soy algo más que todo esto.

Al respecto de este tratamiento que pides, aunque no sería el caso porque tú dices que eres inocente: ¿qué te parece que la nueva ley de Lissavetzsky premie el ‘chivatazo’?
Yo soy inocente, no he tomado nada y, por tanto, no tengo a nadie a quien acusar ni puedo ponerme en su piel.

Buxeda dice que si todo sale bien podrías competir este mismo año, ¿compartes la idea?
Por supuesto es algo que me motiva, me incentiva aún más a seguir luchando. Es una posibilidad que está ahí si nuestros recursos son aceptados. A ver que dictamina la Federación.

¿Te cuidas como si fueras a correr este año?
Entreno cada día igual que otros años, dos o tres horas diarias e incluso cuatro. Hago lo mismo que cada invierno.

¿Todo esto te ha obligado a pensar antes de tiempo en lo que vas a hacer al dejar al ciclismo?
Claro, pero todo depende de lo que ahora dictamine la Federación. De todas formas hay que ser realista: si me ponen una sanción de dos años yo no me veo entrenando todo ese tiempo para volver después a correr. Pero es que no quiero pensar en eso, sino en que voy a volver a correr porque soy optimista y creo que todo saldrá como queremos.

Aunque te cueste pensar en ello: ¿Y si no sucede así?
Pues entonces lo primero es seguir luchando por demostrar mi inocencia por todos los cauces posibles, aunque ya no pueda volver a competir. Y después, pues a plantearme mi vida de nuevo.

Cortesía de Tribuna de Salamanca e Isabel de la Calle