Candelario revive con fervor el nacimiento del Niño Jesús

Redacción i-bejar.com
Diciembre 28, 2003 - 01:00

El belén viviente de Candelario, con 30 años de historia y organizado por la asociación cultural Cuesta de la Romana, está dotado de ciertas singularidades que proporcionan a la representación del nacimiento de Jesús un carácter único. Una de ellas es el escenario natural en el que se convierte, para éste y otras representaciones tradicionales, como el Vía Crucis o la boda típica, la Cuesta de la Romana.


La vía candelariense, a la que se le añaden cascadas naturales de agua para dotar la escena de un mayor realismo, es la que da nombre al colectivo.


Pablo Fernández Castellano es el nombre del actor, de tan sólo 4 meses de edad, que hizo las veces de recién nacido. Su madre verdadera, Pilar Castellano del Campo, hizo de Virgen María y coincide que hace 20 años ella misma representó al Niño Jesús. Para completar la terna, el padre y presidente de la asociación cultural, Benito Fernández, representó al sacrificado San José.


La escenificación del belén viviente se ha convertido en todo un acontecimiento social, en el que la cifra de participantes supera el medio centenar entre actores y organizadores. El presidente de Cuesta de la Romana, Benito Fernández, tenía doble motivo para mostrarse orgulloso con la elección de su vástago como personaje principal de la representación.


Cada año es mayor el número de jóvenes participantes, con lo que la renovación generacional parece asegurada. También se trabaja por incrementar el realismo de la escena con un castillo nuevo, aunque la tradición que imprimieron las hermanas Vallejera sigue latente. Es precisamente en su honor, tal y como recordó Fernández, por lo que se sigue escenificando el tradicional belén viviente, uno de los más admirados de la provincia de Salamanca.


Foto: Santiago Nieto