Comprar Mascarillas Béjar

La Alberca rememora el Día del Trago



Redacción i-bejar.com
Abril 20, 2004

La localidad serrana de la Alberca celebró otra de sus fiestas más singulares, la conocida como El Trago, a la que acudieron cientos de personas. Predomina la tesis de que el origen del festejo es la conmemoración de la victoria femenina de las albercanas sobre las tropas lusas, por lo que la fiesta sería una continuidad de la festividad de El Pendón.


Dataría, entonces, del siglo XV: La Alberca pertenecía al ducado de Alba y el pueblo estaba desprotegido por la participación de los hombres en las batallas. Un destacamento portugués quiso saquear la zona para aprovisionar las tropas portuguesas, éstos acamparon el paraje de Las Matancias, lugar en el que se produjo la singular batalla entre los portugueses y las dolidas serranas. Las féminas arrebataron la bandera al destacamento que exhibe las armas del prior de Ocrato. A partir de entonces, y por orden de la duquesa de Alba, se celebra el Día del Pendón y el posterior Día del Trago. En el edicto de la duquesa, si no se ordenaba, sí se sugería celebrar la gesta con el consumo moderado de vino. Esto es, precisamente, lo que se hizo, como cada año desde tiempos ancestrales, ayer por la tarde en la localidad de La Alberca coincidiendo con la bajada del pendón desde la ermita de San Blas.


Esta sería una de las hipótesis que mantienen la mayoría de las fuentes, autoridades y personalidades del mundo de la cultura albercana consultadas por este periódico. Sin embargo, el origen de la tradición convive con otra teoría también arraigada entre muchos albercanos. Según ésta, el nacimiento del reparto municipal.



TEORIA El reparto vendría dado por una nueva orden de la duquesa de Alba, algo en lo que parece coincidir con la anterior hipótesis pero, en este caso, se debería a la resolución del litigio entre los pueblos de La Alberca y Monforte. Los primeros cedieron el agua que abundaba en la localidad a los segundos, que la necesitaban. La duquesa, entronada hace 5 siglos en las tierras serranas, mandó que el pago de agua se efectuase también con vino. Una tercera consulta apuesta por una simple orden ducal para premiar el altruismo de los vecinos de La Alberca que cedieron su agua a Monforte.


Foto: Santiago Nieto