Más de 1000 Hectáreas de pino y matorral de Quilamas perecen pasto de las llamas



Redacción i-bejar.com
Junio 20, 2005

A poco tiempo de ser declarado parque natural, Quilamas ha sufrido el varapalo y azote del primer gran incendio de la temporada estival, que se ha saldado ya con más extensión calcinada que todos los incendios que tuvieron lugar el año pasado en la provincia de Salamanca. Más de mil hectáreas de la s localidades de Cilleros, donde supuestamente y por culpa del fuerte aparato eléctrico y los rayos se declaró el incendio;  Villanueva del Conde; San Miguel de Robledo, Sequeros y Garcibuey, donde la proximidad de las llamas hizo temer la evacuación del municipio.


En la extinción del incendio intervinieron efectivos terrestres y aéreos de la provincia y fuerzas de extinción de las limítrofes. En la tarde del domingo el delegado territorial de la junta tuvo que declarar el nivel de emergencia 2 ante la gravedad el incendio y la intensidad de las llamas. Los vecinos de las localidades afectadas y los responsables municipales lamentaron, en muchos casos con lágrimas de impotencia lo daños sufridos por el siniestro que calcinó finalmente más de 1.000 hectáreas de su sierra. Extensión estimada, hasta realizar las medidas por GPS.


Vecinos de  la localidad de Garcibuey  fueron desalojados para evitar problemas respiratorios.

Temas: