El Teatro Cervantes de Béjar acoge este sábado “El Caballero de Olmedo”



Redacción i-bejar.com
Septiembre 29, 2009

Se trata del nuevo espectáculo de Teatro Corsario, que como en otras obras dramáticas de Lope de Vega, parte de las historias que canta, cuenta o baila el pueblo

El Caballero de OlmedoLa compañía de teatro Corsario, premiada recientemente por la asociación de directores de escena por su aportación al teatro clásico, pondrá en escena este sábado, 3 de octubre, en el Teatro Cervantes de Béjar la obra “El caballero de Olmedo”, de Lope de Vega.

Se trata del nuevo espectáculo de Teatro Corsario, que como en otras obras dramáticas de Lope de Vega, parte de las historias que canta, cuenta o baila el pueblo. A principios del siglo XVI, un hidalgo de la villa de Olmedo fue asesinado en el camino de Medina a Olmedo. El suceso se recogió en un romance que dio lugar a un baile y luego sufrió sucesivas transformaciones.

El traslado de la Corte a Valladolid (1601-1606) propició que en la ciudad se avecinaran nobles, altos cargos eclesiásticos, burgueses y, a su cobijo, escritores, pintores, arquitectos… Lope debió de conocer la copla, el baile o el romance a través de la difusión que tuvo desde esta ciudad.

La extraordinaria elaboración dramática y la eficaz combinación de los ingredientes que Lope utiliza (tradición, folclore, comedia y tragedia) hacen de "El caballero de Olmedo" una obra maestra.

El Caballero de Olmedo

Don Alonso, noble caballero de Olmedo, se ha enamorado en la feria de Medina de la hermosa Doña Inés y, por medio de la alcahueta Fabia, le comunica su amor. Por su parte, Don Rodrigo pide a Doña Inés en matrimonio, y Don Fernando a su hermana Doña Leonor. Para esquivar este cesamiento, Doña Inés, enamorada de Don Alonso, finge ante su padre el deseo de ser monja. En esto el Rey Don Juan llega a Medina y se organizan grandes festejos en su honor. En las suertes de toros se luce Don Alonso, que salva la vida a Don Rodrigo, su celoso rival. De vuelta a Olmedo oye una copla que anticipa su destino. Don Rodrigo y Don Fernando lo asesinan. El que fue su gracioso criado, Tello, pide justicia al rey.

Foto: Teatro Corsario