Los Paporros visitan en romería El Castañar

Redacción i-bejar.com
Mayo 24, 2010 - 16:06

Los llamados paporros son los nacidos en el pueblo vecino de la Garganta. Que se trasladan este día hasta Béjar por los caminos desde el pueblo hasta llano alto.

El Alcalde de Béjar junto al de La GargantaEl Alcalde de Béjar, Cipriano González, y el de La Garganta. Andrés Sánchez-Ocaña, han intercambiado, en la mañana de hoy, sus bastones de mando cumpliendo así con la tradición de la Romería de los Paporros.

Esta romería ha comenzado a primera hora en la vecina localidad de La Garganta en la que muchos jóvenes a caballo han venido hasta El Castañar. De allí han subido hasta Llano Alto para bajar en procesión, hasta un punto de la carretera, antes de llegar al Santuario, donde los alcaldes intercambian sus varas y después todos juntos acceden al Santuario para celebrar una solemne Eucaristía.

Festividad de la Romería de Los Paporros

Los llamados paporros son los nacidos en el pueblo vecino de la Garganta. Que se trasladan este día hasta Béjar por los caminos desde el pueblo hasta llano alto.

Esta romería es realizada por muchos jóvenes a caballo, los cuales al llegar a una linde de la llamada finca de "el coto" salen corriendo al galope. Esta carrera termina en el santuario del Castañar. Terminada la carrera suben a pie hasta llano alto donde esperan los paporros y autoridades del pueblo de la Garganta para bajar en procesión.

Los padres teatinos inician otra procesión que sube hasta la primera vuelta de la carretera donde se juntan paporros y bejaranos uniéndose ambas procesiones. En este momento el silencio interrumpe los cánticos de las salvas y los dos alcaldes, el de Béjar y el de la Garganta, se saludan e intercambian las varas.

En ese mismo momento el alcalde de La Garganta queda investido de toda autoridad en la zona de el Castañar durante la mañana y la tarde, teniendo a su orden la Guardia Civil, Policía Nacional y Municipal. Los aplausos rompen el silencio y se continua la procesion hasta el santuario donde se celebra una solemne misa.

Después de la misa todo el mundo sale a beber , comer , bailar y compartir este día festivo con el pueblo vecino.

Esta celebración acontece siempre un día antes de la romería de la Peña de la Cruz