Una norma presupone la conducta antisocial de los bejaranos

Redacción i-bejar.com
Enero 17, 2012

El grupo municipal socialista, que ya ha presentado sus alegaciones, consideran que la ordenanza que trata de aprobar el PP, tilda a los bejaranos de ser personas antisociales y vándalos que necesitan ser tutelados

El grupo municipal socialista ha puesto a disposición de todas aquellas personas que estén interesadas en interponer alegaciones a la ordenanza conocida como de "convivencia ciudadana" a titulo particular, los modelos de alegaciones a la "ordenanza municipal para la protección de la convivencia ciudadana y prevención de actos antisociales", mas conocida como de convivencia ciudadana. Se trata de la ordenanza que sancionará, entre otras conductas, el hecho de tender la ropa o jugar en la calle.

 

El propio título de la Ordenanza sugiere una convivencia incívica entre los ciudadanos bejaranos, que deba ser ordenada, corregida y "devuelta" a una supuesta normalidad. Da a entender que los ciudadanos de Béjar son personas antisociales y vándalas que necesitan la tutela prohibitiva y coercitiva de las autoridades municipales para el desempeño normal de sus relaciones vecinales.

Los socialistas aseguran que existe suficiente legislación y normativa de carácter nacional, de la Comunidad Autónoma y municipal para regular lo que quiere regular esta Ordenanza. En este sentido el Ayuntamiento de Béjar mantiene vigente desde Julio de 2007, "Ordenanza municipal sobre protección de los bienes públicos y la prevención del vandalismo", cuyo objeto, al igual que el de la presente es la prevención de actuaciones perturbadoras de la convivencia ciudadana y la protección de los bienes públicos.

Los socialistas denuncian que la ordenanza que trata de aprobar la derecha es una norma claramente coercitiva. Las palabras más repetidas en la misma son todas aquellas que prohiben, se echa de menos una visión educativa y positiva para prevenir las acciones que aquí sólo se prohíben.

Contenido Iegal

"La ordenanza obliga, además, a los ciudadanos a vigilar y denunciar a sus vecinos, convirtiendo algunos artículos de esta ordenanza en un auténtico glosario de vida caciquil", sostienen los socialistas, que proponen una alegación para la retirada general de la ordenanza y otras que solicitan el cambio de aspectos particulares de la misma, entre los que se encuentra el contenido que en otros textos de otras ciudades ha sido sentenciado como ilegal.

 

A pesar de denominarse Ordenanza sobre protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales, lo cierto es que no todo el contenido de la ordenanza se refiere a esto.
Por ejemplo, el hecho de que para instalar una pancarta (por ejemplo para un evento deportivo) haya de solicitarse permiso del Ayuntamiento ni altera la convivencia social ni es una conducta antisocial.

Esta es la relación de ordenanzas elaboradas por los socialistas y puestas a disposición de los particulares que deseen alegar a la norma que de ser aprobada entrará en vigor en las próximas semanas.

Alegación a la totalidad
Alegación sobre la denominación de la ordenanza
Alegación sobre artículos declarados nulos por el tribunal superior de justicia de Castilla y León
Alegación sobre la prohibición de acampadas
Alegación a la imposición de sanciones por conductas no tipificadas
Alegación a la vulneración de la existencia de norma legitimadora para sancionar
Alegación a la vulneración del principio de concrección de las acciones sancionadas