El Mercado de la Tres Culturas de Béjar reúne a cerca de 40 artesanos



Redacción i-bejar.com
Junio 26, 2010

A lo largo del fin de semana se celebrarán cuentacuentos, espectáculos de danza, conciertos de música, ...

Mercado de las Tres culturas, BéjarLa ciudad de Béjar recupera durante este fin de semana parte de su pasado con la celebración del mercado de las tres culturas en el Parque de La Antigua, junto a las murallas medievales de la ciudad, para representar las tradiciones judías, árabes y cristianas.

El alcalde concejal de festejos, Fernando Arroyo, inauguraba en la tarde del pasado viernes este recorrido medieval para dar por inaugurada oficialmente la tercera edición del Mercado de la Tres Culturas y "pasaba revista" a los cerca de 40 puestos que se han instalado en el parque de La Antigua.

La principal novedad del mercado que se desarrolla durante este fin de semana fue la sustitución de todos los puestos del mercado por otros completamente artesanales, en los que solamente tienen cabida profesionales de este gremio. Llegados de diferentes puntos del país, orfebres, ceramistas, herreros, panaderos y pasteleros, joyeros y tallistas de la madera se darán cita hasta el domingo en el parque protegido por las murallas de La Antigua.

A lo largo del fin de semana se celebrarán cuentacuentos, espectáculos de danza, conciertos de música, talleres de piedra, fabricación de artesanía, madera, cuero, destilación con esencias, fabricación de jabones, alfarería y panadería entre otros.

“Se trata de que los visitantes del Mercado vean cómo se vivía en la ciudad en la Edad Media, cuando convivían las tres culturas, como ejemplo de respeto entre las civilizaciones, pero también como modo de vida ancestral que suponen los cimientos de nuestras costumbres actuales” explicaron desde la organización.

En total se trata de cerca de 40 puestos de venta y exhibiciones artesanales. La oferta del mercado se completa con una taberna medieval y una tetería árabe. A lo largo de todos los días habrá pasacalles, fuegos artificiales, juegos de ingenio, talleres en vivo como el de herraje o tornero, charlas sobre oficios que ya se han perdido, actuaciones, un espectáculo chamánico e incluso una pitonisa que echará las cartas a los visitantes.

“Están representados casi todos los oficios artesanales de la Edad Media, pero también hay presencia de taberneros, juglares, vividores o astrólogos cuya presencia era frecuente en aquella época los días en los que la plaza se convertía en mercado”.