Expertos de Béjar elaboran un diccionario sobre Ingeniería Eléctrica

Residencia Mamá Margarita, Béjar

Redacción i-bejar.com
Enero 18, 2011

Este proyecto trata de resolver errores y confusiones que aparecen con frecuencia incluso en revistas científicas

Felix Redondo QuintelaJPA/DICYT Investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Béjar, perteneciente a la Universidad de Salamanca, han elaborado un diccionario que trata de aclarar términos, conceptos y abreviaturas propias de la Ingeniería Eléctrica, ya que consideran que existen confusiones graves que afectan incluso a los profesionales de este campo del conocimiento. A través de un trabajo de investigación continuo y de la página web del grupo, el objetivo es poner a disposición de todo el mundo los términos y usos correctos, algo fundamental para hacer Ciencia.

"La terminología es una de las causas de confusión entre ingenieros incluso del mismo idioma y del mismo país", asegura Félix Redondo Quintela, científico del área de Ingeniería Eléctrica e impulsor de esta línea de investigación. Incluso cuando se trata de revistas científicas aparecen errores y se producen confusiones que son fruto de la acumulación de errores e inexactitudes a lo largo del tiempo. "El entendimiento en Ingeniería tiene que ser preciso, si es ambiguo, pueden producirse y de hecho se producen accidentes", afirma el experto en declaraciones a DiCYT.

El Sistema Internacional de Unidades establece con precisión cómo llamar a cada término, por ejemplo, el vatio, que es la unidad de potencia eléctrica, se escribe universalmente con la abreviatura W. Sin embargo, el uso va deformando las normas hasta el punto de que la abreviatura Wh, que significa vatios por hora, se utiliza con frecuencia como vatios hidráulicos; o MW, que en mayúscula significa megavatios, se pone como mw, que en realidad significa milivatios. "Esto que son pequeños ejemplos pueden generar grandes problemas", afirma el investigador.

Sin embargo, no se trata sólo del significado de términos y abreviaturas, puesto que existen teorías científicas que están construidas con conceptos creados por definiciones, sobre todo cuando se trata de conceptos matemáticos, explica el experto. Por eso, Félix Redondo Quintela y su grupo de investigación se han propuesto abordar el problema.

"Queremos incitar la cultura del entendimiento", declara Redondo, de manera que ha puesto en marcha este diccionario que, por el momento, recoge unos 500 términos, pero que no hace más que enriquecerse con el paso del tiempo. "Siempre estaremos pendientes de la terminología", afirma, cuestión que ya ha sido objeto de algunos artículos en revistas especializadas. "Estamos permanentemente pensado en el diccionario y tratando de precisar los conceptos, los diccionarios tienen que estar en permanente renovación y más en el caso de un diccionario científico como éste. Además, internet lo permite y sólo el año pasado tuvimos unas 160.000 visitas", señala, una cantidad enorme teniendo en cuenta que se trata de un campo del conocimiento muy restringido.

Fuente: Agencia DiCYT