El edificio de Arco del Monte vallado tras la caida de bloques de la fachada



Redacción i-bejar.com
Marzo 12, 2012

Cuando todo parecía que regresaba a la normalidad, es la fachada la que ha alertado a los vecinos y autoridades, tras el desprendimiento de dos de los bloques de piedra de Villamayor

Operarios vallando el edificio Arco del Monte, BéjarLos vecinos de Arco del Monte no ganan para sustos. Durante la pasada legislatura, el equipo de gobierno debió emplearse a fondo para solucionar el problema del Talud, el terraplén que se venía encima del bloque de viviendas de Arco del Monte, con peligro para la integridad de los hogares, y que causara numerosos desperfectos en las zonas comunes del edificio.

Entonces, el promotor de las viviendas, supuestamente el responsable final de todas las anomalías, se encontraba en paradero desconocido o al menos indeterminado. Cuando todo parecía que regresaba a la normalidad, pero con la sombra del talud ciñéndose sobre las casas, es la fachada la que ha alertado a los vecinos y autoridades, tras el desprendimiento de dos de los bloques de piedra de Villamayor que recubre la Fachada.

Este medio ha podido conocer que no se trata de un hecho puntual y que la práctica totalidad de los bloques corren peligro de desprenderse sobre la vía pública, con el consiguiente riesgo de impactar sobre los transeuntes y la posibilidad de causar accidentes muy graves. Tras adoptar algunas medidas, en la mañana de hoy, los operarios acordonaban la zona y por medio de vallas impiden el tránsito de peatones bajo la fachada de Arco de Monte.

Las responsabilidades de esta nueva y peligrosa anomalía aún no se han determinado, pero todo parece indicar que de nuevo los técnicos o el promotor de las viviendas podrían estar primeros en la lista para la asunción de reposanbilidades. Todo parece indicar, a tenor de lo manifestado por fuentes fidedignas, consultadas por este medio, que aún deben depurarse responsabilidades sobre las acciones que llevaron a la construccion del bloque de viviendas en Arco del Monte.

Existe un promotor, un técnico que redacta y diseña el proyecto, un colegio de técnicos que lo visa, otro técnico municipal que lo da de paso y unos responsables políticos que dan el visto bueno tras los técnicos. Todo parece indicar que será la justicia la que determine las responsabilidaes, a las que habrá que sumar las nuevas anomalías en el edificio.