Consuelo Martínez, defensora de El Bosque de Béjar, es homenajeada en el Botánico de Madrid.



Redacción i-bejar.com
Mayo 18, 2016

El pasado viernes, en el Real Jardín Botánico de Madrid, tuvo lugar el homenaje a, Consuelo Martínez Correcher. El acto fue organizado por varias promociones de alumnos de la Escuela de Jardinería "Castillo de Batres".

La madrileña Consuelo Martínez-Correcher y Gil es tenida en nuestro país como una de las más destacadas expertas en jardines históricos, con alta consideración en otros países de nuestro entorno. Su dilatada carrera se inició a mediados de los años '70 con su participación en la restauración del Real Jardín Botánico de Madrid bajo la dirección de otro importante arquitecto paisajista, el uruguayo Leandro Silva. Durante el acto fueron recordados sus estudios previos para la restauración de jardines históricos como el Carmen de los Mártires en Granada, el Pazo de Oca en A Estrada (Pontevedra), el jardín neoclásico de Boadilla del Monte, el Real Alcázar de Sevilla o el Monasterio de Yuste, así como su participación en órganos directivos de varias instituciones para la defensa y conservación del Patrimonio jardinero español, como la Sociedad de Amigos del Real Jardín Botánico, el Instituto de Estudios de Jardinería y Arte Paisajista (IEJAP, hoy Asociación Española de Paisajistas, AEP), Hispania Nostra, IFLA o el Gabinete de Jardines de la Asociación Casas Históricas Españolas. La parte más emotiva del acto vino de la mano de sus antiguos alumnos de la Escuela de Jardinería y Arte Paisajista "Castillo de Batres", en la que fue profesora de Historia de los Jardines durante treinta y dos años. Entre sus obras publicadas -aparte de numerosos artículos en revistas especializadas- cabe reseñar su contribución al catálogo de la exposición Jardines clásicos madrileños (1981) y su libro The Gardens of Spain (1993), con excelentes fotografías de Michael George.

En 1977, Consuelo Martínez-Correcher organizó la primera de las excursiones de la asociación Hispania Nostra (fundada un año antes), para conocer los jardines de El Bosque de Béjar y Abadía. En 1992, a petición del Grupo Cultural San Gil, la misma asociación envió a Consuelo a visitar El Bosque de Béjar, junto a otro de sus miembros, con el fin de evaluar la importancia de nuestro Jardín Histórico y la incidencia del proyecto especulativo de recalificación y urbanización de sus terrenos que hacía peligrar su integridad. Desde entonces, El Bosque y las constantes amenazas que se han sucedido sobre la villa de recreo ha sido una de las batallas de esta infatigable defensora de los jardines históricos, con numerosas intervenciones en forma de conferencias, artículos, entrevistas con responsables de Patrimonio y formando parte del comité científico en las cuatro jornadas de estudio sobre El Bosque de Béjar y las villas de recreo en el Renacimiento, celebradas entre 1994 y 2002.

El Grupo Cultural San Gil fue invitado al acto, en el que estuvo representado por cuatro de sus miembros, que entregaron a la homenajeada una acuarela de un rincón de El Bosque y un amplio dossier con información reciente sobre el BIC y diversas publicaciones, pues Consuelo no cejará en su empeño por conseguir que este excepcional ejemplo de villa suburbana renacentista se vea libre de proyectos megalómanos, ajenos a sus valores, y sea restaurado como merece.