Béjar cumple un año más con el recuerdo de la Leyenda de los hombres de Musgo

Redacción i-bejar.com
Junio 04, 2013 - 12:33

La procesión transcurrió bajo un intenso calor lo que provocó algunas lipotimias entre los niños de la comunión que desfilan en la misma

La rememoración de la leyenda, que  recuerda la reconquista de Béjar a los musulmanes como evocación profana, se funde cada año en la ciudad y cumpliendo con la tradición de siglos con el fervor religioso. Lo pasional y lo secular en un acto que gira en torno al consistorio y la iglesia.

Bejaranos y turistas se dieron cita en el transcurso de una jornada que comenzó a primera hora de la mañana, cuando los trabajadores municipales, intervienen durante horas en el arduo proceso de la vestimenta de Musgo. El propio concejal de obras, Alejandro Romero, interviene de forma tradicional en el proceso, desde antes de ser edil. Este año una única mujer tomó este singular y vegetal uniforme

El musgo, que tarda años en alcanzar las dimensiones utilizadas para la procesión, es un bien muy preciado, que no deja impasible a los detractores de su uso.

La procesión transcurrió bajo un intenso calor lo que provocó algunas lipotimias entre los niños de la comunión que desfilan en la misma. Los servicios de Protección Civil intervinieron para atender a estas personas. Ninguno de los concejales de la oposición, de tradición aconfesional, participaron en la procesión que concluyó en torno a las 13.50 horas.

Leyenda de los Hombres de Musgo

Cuenta la leyenda de los Hombres de Musgo que los bejaranos, vestidos de musgo, reconquistaron la ciudad a los árabes, entrando en la villa por la puerta de la traición e imprimiendo el terror con el extraño atuendo. Ahora, ocho bejaranos portan esta indumentaria vegetal para rememorarla y para disfrute de todos los curiosos.

El Ayuntamiento ha utilizado la leyenda como herramienta de atracción hacia la fiesta. Todos los carteles anunciadores de la tradición han contado con la mencionada palabra como atractivo. Además, la procesión del Corpus Christi es la más solemne de todas las que anualmente se celebran en Béjar, junto con la de la Virgen del Castañar. La leyenda de Los Hombres de Musgo, que data de mediados del siglo XII y ha sido transmitida hasta nuestros días, cuenta que estando Béjar bajo el poder musulmán y en tiempos de Alfonso VII, durante la reconquista, la ciudad volvió a manos de lo cristianos. Según la tradición, sucedió un 17 de junio.