Comprar Mascarillas Béjar

El alcalde de Béjar inicia las negociaciones para poner en marcha el proyecto Béjar mirando al río



Redacción i-bejar.com
Septiembre 24, 2007

El equipo de gobierno que preside Cipriano González trata ahora de obtener la financiación desde el Ministerio de la Vivienda para la conclusión del proyecto.

El pasado miércoles el alcalde de Béjar, Cipriano González se reunió en Madrid con el secretario general de la vivienda, Javier Eugenio Ramos Guallart, para abordar el inicio de las negociaciones y la posible puesta en marcha del proyecto socialista anunciado en campaña electoral, Béjar Mirando al Río.


Se trata de un ambicioso proyecto multidisciplinar cuyo objetivo es recuperar el entorno que va desde la Central Samuel Solórzano hasta el Tranco el Diablo. Tal y como destacó el alcalde, en este proyecto se contemplan "medidas medioambientales, industriales, de turismo y educativas con el fin de recuperar el entorno del río y los edificios emblemáticos de Béjar incorporando la revolución tecnológica a las dos revoluciones industriales que están presentes en este tramo".


El ayuntamiento ya anunció que los fondos tratarían de conseguirse del Ministerio de Vivienda, de Industría, Medio ambiente y Turismo, Junta de Castilla y León de la C.E. Se enmarca en los nuevos planes urbanísticos que los socialistas tienen para la ciudad. Ya, y antes de acceder al gobierno municipal los socialistas se pusieron en contacto con el gabinete urbanístico de José María Pérez, "Peridís".


El proyecto integraría, junto a las fábricas activas, nuevos tejidos industriales en un entorno recuperado para la laboriosidad “que nos ha sido históricamente reconocida, con una recuperación global, desde la Central Hidroeléctrica Samuel Solórzano a la del Tranco del Diablo. Una recuperación que integre el Museo Textil y el puente de San Albín, con el resto de los edificios del entorno, incluyendo el área de viviendas que lindan con el río”, destacaba el programa musical del PSOE. El proyecto trataría de recuperar fábricas cerradas, poner en marcha otras nuevas conformando un polígono industrial. “Nuevas industrias, nuevos oficios, nuevas tecnologías, nuevos servicios…”, destacaba el programa socialista.