El Casino Obrero acogió la presentación del último libro de Óscar Rivadeneyra



Redacción i-bejar.com
Octubre 30, 2021

El acto, organizado por el Centro de Estudios Bejaranos, contó con la presencia del propio autor y del editor Luis Francisco Martín.

Óscar Rivadeneyra

En la tarde desapacible de ayer, tuvo lugar la última actividad de “Otoño entre libros” anunciada hasta el momento. El Centro de Estudios Bejaranos organizaba en el Casino Obrero de Béjar la presentación del libro de Óscar Rivadeneyra Prieto, "El mayorazgo de don Francés de Zúñiga. Historia de una estirpe bejarana", editado por TGC Cultural. Se trataba de la única publicación ajena a la literatura del mes de octubre, pues en este caso pertenece al campo de la investigación histórica.

El acto varió al de otras ocasiones al no grabarse el vídeo de corta duración propio de otras ocasiones y que el autor estuvo acompañado, no por un crítico o reseñista, sino por el editor, en este caso Luis Francisco Martín. Abrió el acontecimiento la presidenta del CEB, Josefa Montero García, quien excusó la ausencia del presidente y del vicepresidente del Casino Obrero, que no pudieron acompañarnos en esta ocasión, a la vez que les agradeció que siempre pongan a nuestra disposición la sala de conferencias para actividades culturales.

Después tomó la palabra Luis Francisco Martín quien, tras agradecer a los presentes su asistencia a la vez que al Centro de Estudios Bejaranos la organización de la actividad, dedicó unos minutos a desvelar la labor editorial. Declaró no considerarse un editor, una actividad compleja y hermosa a la vez, que conlleva una serie de exigencias administrativas y económicas cuyos pasos ha seguido con dedicación por su amor a la cultura, a Béjar y a los bejaranos. Manifestó públicamente la amistad que le une a Óscar desde hace más de veinte años y la inmensa generosidad del autor al poner en sus manos sus trabajos de investigación para que vean la luz y hagan las delicias de los bejaranos a través de su pequeña editorial local. No en vano, El mayorazgo de don Francés de Zúñiga es el tercer libro dedicado a la historia de Rivadeneyra en TGC Cultural después de Historia en la pared y Sucedió en Béjar, el primero sobre las calles de Béjar y el segundo sobre la crónica negra de la ciudad. No dejó de lado la primera publicación de Óscar en su editorial, una novela ambientada en Béjar titulada Las calles tienen tu nombre, hoy agotada.

La exposición del autor estuvo acompañada por una presentación de imágenes que ilustraron algunos pasajes de su intervención. Rivadeneyra explicó la complejidad de la figura jurídica de los mayorazgos, una forma hereditaria propia del Antiguo Régimen que bloqueaba los bienes legados a una sola persona, que solía ser el varón mayor, con el fin de que no pudieran ser vendidos ni enajenados. Tales circunstancias hacían que las propiedades tuvieran escasa movilidad y que solo uno de los varones de la línea sucesoria a lo largo del tiempo fuera beneficiado con tales bienes, desplazando al resto de herederos bien fueran hombres o mujeres. Además, en el caso de que se produjese un parón en la línea sucesoria por falta de descendencia, los conflictos entre posibles candidatos daban lugar a largos pleitos. Tras esta parte aclaratoria tan interesante, se centró en el caso del mayorazgo de don Francés de Zúñiga, un personaje bejarano que ya había sido estudiado en su faceta literaria por paisanos como José Antonio Sánchez Paso, pero cuya situación familiar y personal apenas era conocida. Óscar Rivadeneyra dio a conocer sus recientes investigaciones publicadas que hacen descender a este “humorista” del siglo XVI, a la vez que escritor y precursor de la novela picaresca con su libro Crónica burlesca de la corte del emperador Carlos V, de una rama bastarda de los duques de Béjar, por lo que su apellido provenía de su familia y no por ser criado de los duques de Béjar. Así no es de extrañar su carácter hidalgo y sus inmensas propiedades, engrandecidas durante los años que vivió en la corte y gracias a las mercedes de sus dos señores: el propio emperador y el duque don Álvaro. Antes de morir redactó la escritura de creación de un mayorazgo para que todos sus bienes, que se extendían por media Castilla, fueran heredados por el hijo varón de todas las líneas de su sucesión anteponiendo siempre el apellido Zúñiga. En el siglo XVIII se produjo un pleito de gran calado al no tener la última descendiente de don Francés sucesión, un pleito que duró más de veinte años y que dejó el mayorazgo en manos de un descendiente de una rama ilegítima. También explicó muy brevemente las consecuencias de la supresión de los mayorazgos en el siglo XIX y, de manera gráfica, las propiedades inmuebles de don Francés en Béjar por medio de callejeros elaborados por él mismo.

Al finalizar el acto dio las gracias a José Ignacio de Solís y Zúñiga, allí presente, la redacción del prólogo y su generosidad a la hora de descubrirle documentación que creía perdida. Después se abrió un turno de ruegos y preguntas, y para concluir se puso en venta ejemplares del libros con la oportunidad de que el autor los dedicara a los presentes.