Incertidumbre por el futuro de la industria textil de La Cerrallana

Redacción i-bejar.com
Abril 08, 2004

El retraso en la decisión de la empresa catalana de instalar una empresa textil en la Cerrallana, con la creación de 400 empleos, comienza a generar la incertidumbre de la ciudadanía bejarana, que había depositado una gran ilusión en el proyecto.


El plan fue una de las consignas de la campaña del PP en las pasadas elecciones municipales. El alcalde, que mantiene contacto habitual con uno de los responsables, Dionisio Jiménez, manifestaba ayer: "En mi vida, y en ningún momento, yo he afirmado que vayan ni que no vayan a venir. Que no se tomen mis declaraciones en falso. Nosotros hemos dado las máximas facilidades", aseveró el responsable municipal bejarano.


Riñones insistió en que la empresa catalana "no tiene decidido absolutamente nada, ni a favor ni en contra", a pesar de mostrarse de acuerdo con las facilidades ofertadas tanto por la Administración local, con la cesión de los terrenos, como con la regional, que aportaría hasta un 40% de la inversión.


Los motivos del retraso en la toma de una decisión fueron en primer lugar problemas y situaciones familiares de los empresarios. Sin embargo, el alcalde manifestaba ayer que una de las causas de la demora en la toma de una decisión es "la liberalización de los mercados en el 2005. Tendremos que esperar hasta última hora, hasta el 30 de junio, para que nos lo comuniquen por escrito y, a partir de ahí, nosotros como ayuntamiento hagamos lo que tengamos que hacer", dijo Riñones, sin especificar cual será entonces la postura de Gobierno municipal.


El alcalde, que insistió en reclamar que el PSOE adopte una posición, criticó el mutismo de la oposición ante la petición de retrasar hasta junio la toma de una decisión. Alejo Riñones, sin embargo, reconoció que la medida de conceder el plazo fue favorable desde el principio, sin que se hubiesen pronunciado los ediles socialistas.



PRORROGA El Gobierno municipal concedió a principios de año una prórroga de 6 meses solicitada por los empresarios catalanes, los responsables de Alditex, para decidir si ubican finalmente en Béjar la empresa textil de La Cerrallana. El alcalde resultaba taxativo al informar entonces que todos y cada uno de los miembros de su grupo no habían tardado "más de 10 minutos" en acordar conceder la prórroga, no suscitada por las elecciones, a medio camino entre la fecha solicitada y el momento en que se produjo la decisión, puesto que los motivos esgrimidos fueron únicamente personales. El alcalde llegó a mencionar el embarazo de la mujer del empresario estadounidense como uno de estos motivos. Sin embargo ayer hizo referencia a la liberalización del mercado.


La solicitud de los Jiménez Romero (Dionisio y Alejandro) no es de un aplazamiento para instalarse en Béjar, sino para decidir si se lleva adelante el proyecto o no. Alejo Riñones defendió el gran interés de Alditex por trabajar en la ciudad.


El alcalde se alegró de que ya no fuera CADE, la inmobiliaria del grupo Jitex, junto a Alditex, la que se dirigió al ayuntamiento, sino la propia empresa textil. EL ADELANTO desveló hace meses la condición inmobiliaria de la sociedad CADE, a la que le habrían sido entregados los terrenos de La Cerrallana con su correspondiente recalificación.


El alcalde, quien entonces parecía haber mantenido ya contactos con la Junta, aseguró que por parte de la Administración regional no hay problema en "aguantar las ayudas" hasta la toma de decisión final.


Foto: Santiago Nieto