Teatro participativo y ópera infantil en la plaza de la Iglesia de Sequeros

Redacción i-bejar.com
Julio 24, 2018 - 18:50

La compañía Pequeño Sastre pondrá en escena la obra Una casita de mazapán

Representación de marionetas en Teatro León Felipe de Sequeros

Sequeros acogerá un espectáculo de teatro participativo y marionetas para público familiar, conformado como una ópera infantil. Será el próximo sábado 28 de julio en la plaza de la Iglesia de Sequeros a las 20 horas

Se trata de una adaptación del cuento "Hansel y Gretel", recopilado por los hermanos Grimm y publicado por primera vez en 1812, y también, y, casi sobre todo, de la ópera, "Hansel y Gretel", del compositor alemán Engelbert Humperdinck, con libreto de la hermana del compositor, Adelheide. La ópera fue estrenada en 1893 bajo la dirección musical de Richard Strauss.

La constelación orquestal consiste en flauta, oboe, trompa, trombón, violín, viola y violonchelo. Las voces cantadas son: tenor-barítono (en directo), barítono, mezzosoprano y contralto.

El argumento de "una casita de mazapán" sigue bastante fielmente la línea argumental de la recopilación de los hermanos Grimm, aunque con más guiños al argumento de la versión operística con alguna que otra alteración argumental y también de personajes: Los niños, Hansel y Gretel, pasan casi todo el día trabajando, Hansel haciendo escobas y Gretel calcetines, que su padre luego vende por las aldeas. No van al colegio porque tienen que trabajar y no tienen permiso para jugar. Además, la familia es muy pobre por lo que no tienen para comer todos los días. Un día los niños, aburridos de tanto trabajar, se quedan jugando. Su madre los descubre y los echa directamente al bosque. El bosque es muy grande, oscuro y peligroso porque habita en lo más profundo la bruja tejedora de mazapán con su ayudante el duende del saco que lleva 2 polos de hielo en su sombrero: ¡es bipolar! Mientras sus padres salen a buscarlos, los niños pasan por muchos peligros, pero su astucia les salva de convertirse en mazapán. Eso sí, logran que la bruja se convierta a sí misma en un pastel… ¡de mazapán!