Principales materiales para carrocerías de automóviles



Redacción i-bejar.com
Diciembre 29, 2021

Las chapas de acero ofrecen una excelente ductilidad y pueden ser utilizadas para fabricar paneles exteriores de carrocerías

Parking de vehículos

La carrocería es la parte más importante de un coche. Tiene que ser segura, resistente y relativamente barata, y, al mismo tiempo, ha de adaptarse lo mejor posible a todos los pasajeros y destacar por su diseño y estética. Es cierto que estas características son a veces contradictorias, así que no hay unanimidad entre los fabricantes sobre qué material de carrocería es el más idóneo para su fabricación.

Veamos los materiales para carrocerías de automóviles de hoy en día y analicemos sus ventajas e inconvenientes.

Carrocería de acero

La carrocería de acero puede ser fabricada en diversos tipos de aleaciones que le confieren propiedades completamente nuevas y diferentes a sus clases. Por ejemplo, las chapas de acero ofrecen una excelente ductilidad y pueden ser utilizadas para fabricar paneles exteriores de carrocerías, que, en ocasiones, tienen formas bastante inusuales y complejas. Obviamente, los aceros de alta resistencia tienen una gran capacidad energética, además de una excelente tenacidad, motivo por el cual son utilizados para fabricar piezas de carrocería. Por otra parte, tiene la ventaja de que, a lo largo de la historia de la automoción, los fabricantes han conseguido simplificar y perfeccionar la fabricación de carrocerías de acero, lo que las hace bastante baratas.

Al margen de todas estas ventajas, el acero sigue teniendo algunos inconvenientes importantes. Por ejemplo, supone un inconveniente que las piezas de acero sean tan pesadas, además de sensibles a la corrosión, cosa que obliga a los fabricantes a recurrir a técnicas de galvanizado para las partes en acero y a buscar, al mismo tiempo, otras alternativas para la carrocería.

Carrocería de aluminio

Cada vez es más habitual utilizar el aluminio como material para la fabricación de carrocerías. Las piezas de carrocería hechas de este metal, vulgarmente llamado "alado", no se oxidan, y la propia carrocería de aluminio, con la misma resistencia y rigidez, pesa la mitad que su contraparte en acero. Pero tiene sus puntos débiles.

Es por ello que los fabricantes de coches han de reforzar la carrocería con aislantes acústicos, lo cual acaba por encarecer el coche, además de que el propio metal es más caro que el acero. A estos factores se les suma el hecho de que, más adelante, los arreglos de la carrocería requieran un equipo especial.

En definitiva, esto supone el encarecimiento del vehículo. No todos los fabricantes pueden afrontar una carrocería completamente de aluminio, siendo Audi uno de los pocos. En la mayoría de los casos, sin embargo, se hace una combinación de piezas en aluminio y acero en la misma carrocería. Por ejemplo, para la Serie 5 de BMW, toda la parte delantera de la carrocería es de aluminio que viene soldada al bastidor de acero.

Carrocería de plástico

Hasta hace poco, el plástico se consideraba el material de carrocería más prometedor del sector automotriz. Es aún más ligero que el ya mencionado aluminio, se le puede dar cualquier forma, incluso la más rebuscada e irreal, y es mucho más económico a la hora de pintarlo, dado que se puede hacer en la fase de producción usando para ello diversos aditivos químicos. Además, este material desconoce lo que es la corrosión. Ahora bien, los inconvenientes del plástico son muchos más y no son minucias.

Por estas y otras muchas razones, con el plástico no pueden confeccionarse piezas expuestas a altas cargas, algunas piezas de plástico son irreparables, siendo obligatoria su completa sustitución. De ahí que, hoy en día, solo las capotas, los parachoques y los guardabarros puedan ser de plástico.

Carrocería de materiales compuestos

Los materiales compuestos es otro tipo de materiales para carrocerías. Se trata de un material "híbrido" fabricado a partir de varios componentes unidos entre sí. Con este proceso de producción la carrocería de materiales compuestos gana en calidad, porque combina lo mejor de cada componente.

Uno de los materiales compuestos es la fibra de carbono, que, por cierto, es el material más extendido en la producción. La fibra de carbono es la que se emplea para fabricar las carrocerías de los superdeportivos.

El inconveniente de este material es que requiere mucha mano de obra en el sector automotriz. De hecho, a veces hay que recurrir al trabajo manual, lo que, naturalmente, afecta al precio. Y otro inconveniente es que es prácticamente imposible reparar las piezas de fibra de carbono después de haber sufrido un accidente. Todo ello hace que este tipo de coches construidos con fibra de carbono de plástico reforzado (CFRP por sus siglas en inglés) apenas se produzcan en masa.

Temas: