Por qué los neumáticos pueden desprenderse durante la conducción y cómo actuar si eso sucede

Residencia Mamá Margarita, Béjar

Redacción i-bejar.com
Abril 08, 2024

Presión inadecuada de los neumáticos, desgaste excesivo, daño de la rótula de suspensión, ...son algunas de las causas que pueden provocar que un neumático se desprenda durante la conducción.

Neumático de coche en carretera (Imagen de tookapic en Pixabay)

Conducir es una actividad que requiere atención constante y precauciones de seguridad, especialmente cuando se trata de la integridad de los neumáticos del vehículo. Uno de los incidentes más temidos por los conductores es la posibilidad de que un neumático se desprenda durante la conducción. Este tipo de evento puede ser aterrador y peligroso, pero comprender sus causas y saber cómo actuar puede ser crucial para evitar accidentes.

Un factor crucial para evitar que un neumático se desprenda durante la conducción es el mantenimiento preventivo. Realizar verificaciones regulares en los neumáticos, como inspeccionar la presión del aire, verificar el desgaste de la banda de rodadura y examinar visualmente los neumáticos en busca de daños, puede ayudar a identificar problemas potenciales antes de que se vuelvan lo suficientemente graves como para causar un incidente en la carretera. Además, seguir las recomendaciones del fabricante del vehículo respecto a la presión de los neumáticos y los intervalos de sustitución puede garantizar que los neumáticos estén en condiciones ideales para un uso seguro.

Vamos a explorar las razones por las cuales los neumáticos pueden desprenderse durante la conducción y qué hacer si esto ocurre.

Causas de un neumático que se desprende durante la conducción:

1. Presión inadecuada de los neumáticos: La presión incorrecta de los neumáticos es una de las principales causas de problemas relacionados con los neumáticos. Si un neumático tiene una presión insuficiente, esto puede llevar al sobrecalentamiento, desgaste irregular e incluso a la separación de la carcasa del neumático, lo que resulta en un neumático que se desprende mientras el vehículo está en movimiento.

2. Desgaste excesivo del neumático: Los neumáticos desgastados tienen una mayor probabilidad de sufrir daños y fallos. A medida que los neumáticos se desgastan, la banda de rodadura se vuelve más delgada, lo que los hace más susceptibles a pinchazos y otros tipos de daños que pueden resultar en un neumático que se desprende durante la conducción.

3. Daños en la carretera: Impactos con baches, objetos afilados u obstáculos en la carretera pueden dañar los neumáticos, causando cortes o pinchazos que llevan a un neumático que se desprende. Estos daños pueden ser impredecibles y ocurrir en cualquier momento durante la conducción.

4. Mal funcionamiento de la válvula: Las válvulas de los neumáticos desempeñan un papel crucial en el mantenimiento de la presión adecuada de los neumáticos. Si hay un mal funcionamiento en la válvula, esto puede resultar en una pérdida gradual de presión o incluso en una rápida pérdida de presión, lo que lleva al desprendimiento del neumático.

5. Desgaste o daño de la rótula de suspensión: Una rótula desgastada o dañada puede comprometer la estabilidad del vehículo y aumentar el riesgo de problemas con los neumáticos. Por lo tanto, mantener en buen estado de funcionamiento todas las partes del sistema de suspensión es fundamental para garantizar una conducción segura y evitar fallos repentinos que puedan provocar que algún neumático se salga durante la conducción.

 

Qué hacer si un neumático se desprende durante la conducción:

1. Mantén la calma: Si un neumático se desprende durante la conducción, es esencial mantener la calma y no entrar en pánico. Mantener la compostura te permitirá tomar las medidas necesarias de manera más efectiva.

2. Agarra firmemente el volante: Un neumático que se desprende puede causar un cambio brusco en la dirección del vehículo. Agarra firmemente el volante con ambas manos para mantener el control del vehículo.

3. No frenes bruscamente: Presiona suavemente el pedal del freno para reducir gradualmente la velocidad del vehículo. Frenar bruscamente puede hacer que el vehículo se deslice o pierda el control.

4. Indica y reduce la velocidad: Tan pronto como sea posible, indica para informar a otros conductores que hay un problema y reduce la velocidad gradualmente.

5. Conduce hacia un lugar seguro: Si es seguro hacerlo, conduce el vehículo hacia el arcén o a un área segura fuera de la carretera.

6. Solicita asistencia: Después de detener el vehículo en un lugar seguro, llama a un servicio de asistencia en carretera para cambiar el neumático o organizar una grúa, si es necesario.

7. Inspecciona los neumáticos: Después del incidente, inspecciona los neumáticos restantes para asegurarte de que no haya daños visibles y verifica que la presión de los neumáticos sea la correcta.

En conclusión, un neumático que se desprende durante la conducción puede ser una situación aterradora, pero entender las posibles causas y saber cómo actuar puede ayudar a minimizar los riesgos. Mantén los neumáticos de tu vehículo en buen estado, supervisa regularmente la presión de los neumáticos y estate preparado para hacer frente a emergencias en la carretera. La seguridad en la carretera es responsabilidad de todos los conductores, y estar preparado para hacer frente a situaciones imprevistas puede salvar vidas.