Comprar Mascarillas Béjar

San Gil participa en las jornadas de Hispania Nostra en Vigo



Redacción i-bejar.com
Diciembre 17, 2007

Desde el Grupo San Gil se llevaron dos ponencias a cargo de Urbano Dominguez y de José Muñoz

El pasado mes de noviembre tuvo lugar en Vigo el Encuentro Anual de Asociaciones para la defensa del Patrimonio convocado por Hispania Nostra. El tema de la convocatoria de 2007 era el Patrimonio Rural, tanto arquitectónico como paisajístico, pero también etnográfico e inmaterial, amenazado por un desaforado crecimiento urbanístico al que ninguna administración quiere poner límites.


Desde el Grupo San Gil se llevaron dos ponencias. La primera de ellas fue presentada por Urbano Domínguez y trataba de la iniciativa del Grupo para crear un Centro de Formación y Documentación sobre Patrimonio Rural. Se expusieron las principales características del proyecto de creación de este Centro, para cuya puesta en marcha se contaba con un local el Ayuntamiento de Puerto de Béjar y se disponía una subvención del Programa Leader +, por el 70% de la inversión prevista. El proyecto, sin embargo no ha podido arrancar todavía al no conseguir el Grupo San Gil la financiación externa necesaria.


La segunda ponencia la presentó Pepe Muñoz y estaba dedicada a la destrucción de la arquitectura tradicional en el Conjunto Histórico de Béjar, en concreto a la desaparición de buena parte de la judería bejarana (toda la zona Norte de Barrionuevo) por efecto de la desidia y la piqueta de la propia Administración, incluidos casos tan llamativos como el vaciado y ocupación intensiva de edificios catalogados dentro de la misma zona, en el límite meridional de la judería, como el palacio del mayorazgo de los Pizarro.


Casos similares fueron expuestos y denunciados por otras asociaciones, como las radicadas en Guadix (Granada), Manzanares (Ciudad Real) o Segovia, con ejemplos clamorosos de actuaciones ilegales y prevaricadoras por parte de los poderes públicos, principalmente las administraciones locales, frente al marco de la Ley del Patrimonio Histórico Español vigente. Era de esperar que, como en otras ediciones de estas Jornadas, las denuncias contra el Patrimonio se llevaran la mayor parte del tiempo disponible, pero también hubo momentos para conocer experiencias bien planteadas y realizadas, como la admirable labor del artista José Gonzalvo en la recuperación de la pequeña localidad de Rubielos de Mora o la trayectoria de la Fundación Santa María de Albarracín, ambos ejemplos en la siempre desconocida tierra turolense.


También resultaron sumamente interesantes las conferencias y mesas redondas. Destacamos en particular el tratamiento sensible e integrado que mostró el arquitecto gallego César Pórtela, con intervenciones de gran calidad en Finisterre o la ría de Vigo, pero, sobre todo, en las carballeiras de Brión y Lalín, en las que, a una acertada interpretación del espacio rural se unen las esculturas de Francisco Leiro y una elección de formas y materiales que, sin renunciar a una estética contemporánea, se integran sin estridencias en el armonioso paisaje gallego.


Otros atractivos del programa fueron las visitas a la ciudad de Vigo y a cuatro de los pazos más destacados de la zona: el de Castrelos (Pazo de Quiñones de León, en Vigo), con espléndidos jardines; el de San Roque (también en Vigo, con visita nocturna y cena); el de Fefiñanes (en Cambados), donde la familia Armada mantiene una pequeña y cuidada producción de albariño, y el impresionante Pazo de Sotomayor, solar de los mismos Sotomayor asentados más tarde en Belalcázar (Córdoba) y que entroncaron con los Zúñiga en la primera mitad del siglo XVI.


Finalmente, las jornadas se cerraron con un intenso debate por parte de los asistentes, previo a la redacción de las conclusiones, que se darán a conocer en breve al público y a las administraciones con competencias en materia de Patrimonio, Urbanismo y Medio Ambiente.