El Casino Obrero acogió la presentación de la biografía de Pedro Dorado Montero 

Redacción i-bejar.com
Diciembre 04, 2019

La autora de “Unos ojos extrañados con los que mirar el mundo. El relato socio-jurídico de Pedro Dorado Montero”, Laura Pascual Matellán, desvela la interesante trayectoria académica de este penalista de Navacarros

Publico asistente a la presentación de la Biografía de Pedro Dorado Montero

El pasado 3 de diciembre y tras los actos del mes de febrero en Béjar y en Navacarros,  en memoria de Pedro Dorado Montero, en el centenario de su fallecimiento, el centro de Estudios bejaranos organizó la presentación del libro biografía en el Casino Obrero

Para dar a conocer tanto la vida y el pensamiento de Dorado Montero como su biografía en formato papel el CEB convocó a los bejaranos en el Casino Obrero el martes 3 de diciembre a las 20 horas. La autora de “Unos ojos extrañados con los que mirar el mundo. El relato socio-jurídico de Pedro Dorado Montero”, Laura Pascual Matellán, desvela la interesante trayectoria académica de este penalista  y catedrático de la Universidad de Salamanca nacido en Navacarros.

El acto comenzó con unas breves palabras de presentación del presidente del Casino Obrero, Francisco Martín Peña, y de la presidenta del Centro de Estudios Bejaranos, Josefa Montero García.

A continuación Laura Pascual Matellán, doctora en Derecho Penal por la Universidad de Salamanca y cuya tesis versa sobre El problema del castigo en el correccionalismo penal de Pedro Dorado Montero, experta en su figura, desveló su interés por Dorado Montero, un interés que se remota a sus tiempos de estudiante cuando obtuvo un premio que llevaba precisamente el nombre del penalista de Navacarros. Desde entonces ha ahondado en su figura publicando dos libros: su tesis y una biografía titulada Pedro Dorado Montero. Vida y obra de un pensador heterodoxo.

Durante su ponencia, un aperitivo tanto de esta pequeña biografía publicada por el CEB como de sus otros libros, incidió en el pensamiento innovador de Montero, un pensamiento que le llevó al ostracismo por parte de la sociedad conservadora salmantina, pero que mantuvo hasta su muerte. También del accidente que sufrió en su infancia, que le dejó impedido de una mano y de una pierna, y que le endureció a la vez que marcó el camino del estudio para un niño nacido en el seno de una familia sin recursos y dedicada a la agricultura. No quiso dejar de lado Laura la importancia de Pedro Dorado Montero como figura relevante de la Universidad de Salamanca antes de que la estrella fulgurante de Miguel de Unamuno le sustituyera.

Y es que la forma de pensar de Dorado Montero se alejaba de los convencionalismos sociales y académicos imperantes en la época. Creía firmemente en la rehabilitación del preso y en que la pena impuesta por el derecho no tenían validez para apartar al delincuente de su idea de delinquir. Así abogaba por la pedagogía por encima de la condena. Precursor de la criminología, no dudó en ponerse del lado de los oprimidos y de las madres solteras.

Al finalizar se abrió un ameno coloquio donde los asistentes formularon distintas preguntas sobre lo expuesto.

La biografía

Esta biografía de 82 páginas es la número seis de la Colección “Don Francés de Zúñiga” después de las dedicadas a don Francés de Zúñiga (de José Antonio Sánchez Paso), don Nicomedes Martín Mateos (de José María Hernández Díaz), José Lidón Blázquez (de Josefa Montero García), don Manuel de Zúñiga y Guzmán (de Emiliano Zarza Sánchez), y David Melul (de Antonio Avilés Amat).