El alfoz de Béjar acoge la VI Ruta del emperador Trajano

Palma & Borrego Abogados

Redacción i-bejar.com
Septiembre 20, 2019 - 13:45

La actividad tiene este año un nuevo itinerario con salida desde Béjar desde el Parque Municipal de La Corredera

Busto de Trajano

El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Béjar, José María Muñoz, ha presentado la sexta edición de la Ruta del emperador Trajano que se realizará el próximo 6 de octubre.

Esta ruta se desarrollada en la naturaleza uniendo el patrimonio histórico con la cultura en una actividad lúdica, además de la unión de tres ayuntamientos y dos comunidades autónomas, Castilla y León y Extremadura; haciendo visible el legado de la Ruta de la Plata, la cual este emperador de finales del siglo I y principios del siglo II pone en valor.

La actividad tiene este año un nuevo itinerario con salida desde Béjar a las 9:30 h desde el Parque Municipal de La Corredera, a las 12:00 h será el avituallamiento en Baños de Montemayor y sobre las 14:00 h se realizará la comida en el municipio de Hervás con regreso en autobús sobre las 16:00 h aproximadamente.

La inscripción tienen un precio de 6 €, en el que se incluye el seguro de responsabilidad civil y accidentes deportivos, avituallamiento y traslado en autobús, El pago de la cuota se pueden realizar en las oficinas de Turismo de Béjar, Baños de Montemayor y Hervás hasta el 2 de octubre.

Marco Ulpiano Trajano fue uno de los emperadores que confirió a la calzada Via de la Plata su forma definitiva y la doto de infraestructura. Fue miembro de una familia de la pujante aristocracia de la Bética. Nació el 18 de septiembre de 53 D.C en la ciudad de Itálica, a escaso kilómetros de Híspalis (Sevilla) y fue legado de la Legio VII (León) en la década de los ochenta del siglo 1 D.C. Es recordado como un exitoso sodado-emperador que presidió la mayor expansión militar de la historia romana y por su actividad filantrópica.

Actualmente La Ruta Vía de la Plata es un itinerario, cultural y turístico con dirección sur-norte que discurre por el oeste de la Península Ibérica, desde Sevilla a Gijón. Los testimonios  arqueológicos evidencian esta ruta ya desde la época tartésica (siglo VII a.C.) Roma la utilizó durante las guerras de conquista. Con Augusto (siglo I d.C) este itinerario se consolidó con la construcción de diferentes calzadas que comunicaron todo el oeste peninsular.