Vía libre a la recalificación de suelo para el nuevo matadero



Redacción i-bejar.com
Enero 13, 2005

Para el Partido Popular es uno de sus logros de gobierno; para los socialistas, en la oposición, el pleno de ayer, en el que se aprobó iniciar el proceso de recalificación de los terrenos donde se trasladará el matadero municipal, es enmendar un problema "suscitado únicamente por Alejo Riñones", al que culpan de la privatización y, por tanto, de la industrialización del matadero en el seno del barrio de Palomares.


Los concejales aprobaron por unanimidad el inicio de la recalificación de los terrenos de la zona conocida como El Guijarral, a escasos 10 metros del polígono industrial. El sitio es el adecuado, según los técnicos. Sin embargo el alcalde no aseguró que estos lleguen a ser aceptados como tal por las administraciones. Será ahora la comisión provincial de Urbanismo quien tendrá que seguir adelante con la recalificación. Alejo Riñones se mostró desconfiado en que no se pongan dificultades al proyecto.


De las más de cuatro hectáreas que han sido adquiridas a Sepes y a propietarios particulares, a los que Riñones agradeció su altruismo al haber vendido los terrenos sólo a "300 pesetas metro cuadrado", serán destinados al matadero municipal 18.000 metros cuadrados, mientras que el resto serán destinados a parcelas industriales, depuradora, aparcamiento y viales urbanos.


El portavoz del PSOE, Ramón Hernández, se interesó por las ayudas que recibirá el ayuntamiento, sobre las que el alcalde no concretó, pero auguró su llegada. Comparó el proyecto con el fallido Alditex (la empresa textil creadora de 400 puestos de trabajo que nunca llegó), aunque Riñones no expresó en el pleno lo que días antes había anunciado: la creación de 200 empleos en el nuevo matadero.



CRITICAS Hernández criticó el que tenga que ser una nueva modificación puntual y no una revisión general el plan de urbanismo e insinuó que a "algún concejal del equipo de gobierno" le podría favorecer el que no se aprobase la redacción general y éste se someta a modificaciones puntuales como en este caso. El alcalde invitó Hernández a denunciar lo insinuado "donde debe hacerlo". Hernández y Riñones, con la presencia de un grupo de vecinos de Palomares, polemizaron sobre quién tiene la culpa de que el matadero se instale en la zona. El alcalde justificó su presencia en la creación de más de 80 puestos de trabajo en el mismo. Hernández mencionó a los cientos de vecinos perjudicados y a la imposibilidad de ampliar el barrio.