Urbanismo retrasa el proyecto de La Condesa hasta diciembre

Redacción i-bejar.com
Noviembre 16, 2004

El proyecto urbanístico y turístico denominado El Rincón de La Condesa sigue encontrando pegas de los técnicos de la comisión provincial de Urbanismo, que han decidido retrasar hasta una próxima sesión la resolución de los permisos para que el proyecto pueda iniciarse.


Será, previsiblemente, en el mes de diciembre cuando los promotores obtengan el visto bueno de la entidad provincial, que antes deberán haber solucionado los "problemas burocráticos" que ha ordenado solucionar la institución, tal y como destacó José Hontiveros, portavoz de los promotores de la iniciativa.


Hontiveros restó importancia a la realización de dichos trámites, pero lamentó el nuevo retraso, algo que no modificará demasiado los planes de la sociedad promotora, puesto que, con la llegada del mal tiempo, los planes de la promoción son de no iniciar los trabajos de urbanización hasta la próxima primavera, en cuanto mejoren las condiciones meteorológicas.


Los "trámites burocráticos", que podrían estar resueltos por la comisión provincial de Urbanismo los próximos días 20 ó 21 de diciembre, están relacionados con el listado de propietarios de terrenos que no han vendido su parte a los promotores, pero que de igual forma se verán afectados por la recalificación de terrenos. Según la sociedad, estos han pasado de poseer terreno rústico a hacerse con suelo urbanizable tras la recalificación.


La Condesa posee más del 70% de los terrenos sobre los que se asentará el proyecto urbanístico y son cuatro los propietarios que, aunque no han vendido sus parcelas, deberán participar en la urbanización de la zona, que tiene más de 80 hectáreas.



CIFRAS El proyecto contempla una inversión total de 180,3 millones de euros (30.000 millones de pesetas), con un desembolso en los tres primeros años que dure la primera fase de más de 48 millones de euros (7.985 millones de pesetas), que corresponden a la urbanización del campo de golf y a la construcción de espacios hoteleros.


Los componentes de la sociedad llegaron a afirmar que se crearán más de 1.500 puestos de trabajo directo con el proyecto concluido. Los empleos necesarios y directos para la construcción se estiman en unos 360. El plan contempla una intervención urbanística sobre unos 823.200 metros cuadrados, con un sistema de infraestructuras propio, con centros de transformación para electricidad, de recepción de telecomunicaciones, servicios centralizados y un sistema de depuración de aguas.