Los socialistas homenajean a los periodistas que murieron en Irak

Redacción i-bejar.com
Septiembre 28, 2003

En un emotivo acto, los familiares de los periodistas José Couso y Julio Anguita Parrado, fallecidos en Irak, recibieron ayer los Premios a la Libertad instituidos por la Agrupación Socialista Bejarana. En muy pocas ocasiones el Cervantes había presentado la entrada que consiguió la entrega del galardón.


La emoción a flor de piel se hizo sentir entre los reivindicativos familiares de Couso, con su mujer y su madre al frente, en las canciones de Luis Pastor y los poemas de Morante, que provocaron las lágrimas de muchos de los presentes. Asistieron alcaldes y autoridades de la comarca, representantes de los medios de comunicación y miembros de la Ejecutiva provincial y regional del Partido Socialista. Excusó su presencia el secretario general, Angel Villalba. Tampoco estuvieron ninguno de los componentes del equipo de gobierno del consistorio bejarano a los que, según los socialistas, sí se les invitó.


Tal y como estaba previsto, el acto estuvo presentado por los enviados especiales a la guerra de Irak de Antena 3, Carlos Hernández, y de la Cadena SER, Olga Rodríguez, a los que no les dolieron prendas al criticar la pasividad y servilismo del Gobierno español para no exigir explicaciones convincentes.


El portavoz socialista se refirió a los premios, dedicados en origen a los bejaranos mártires de la libertad de 1868 consiguiendo para Béjar los títulos de liberal y heroica. Hernández Garrido dijo coincidir con los familiares de Couso en calificar la muerte del periodista como asesinato: "Coincido con vosotros en vuestra afirmación de que asesinaron a vuestro hermano para advertir a la prensa que, o camina con ellos, o se tropieza con la muerte".


Carlos Hernández, enviado especial de Antena 3, dijo que los periodistas murieron trabajando por la libertad. "No podemos permitir que haya una guerra sin testigos; alguien debe contar lo que allí ocurra", dijo el periodista, parafraseando a Couso. Hernández indicó ser consciente de que el trabajo desarrollado por los enviados especiales "podría no gustar al Gobierno español" y criticó las falsedades difundidas por los medios de comunicación norteamericanos.


La periodista de la Cadena SER Olga Rodríguez dijo que "a los informadores que acudimos a un conflicto no nos gusta la guerra". "George Bush inició una guerra sin el amparo de Naciones Unidas, abrió la puerta a la guerra preventiva", dijo Rodríguez, haciendo hincapié en la ilegalidad del conflicto.


Acusó de mentir al Gobierno español cuando éste dijo que había advertido a los periodistas españoles abandonar el hotel Palestina. El hermano del periodista asesinado, David Couso, comparó la actitud del Gobierno de Aznar con la de Batasuna cuando "lamenta, pero no condena".


Jesús Caldera, que cerró el acto, se refirió al conflicto como a "la guerra de las mentiras", calificando a los periodistas fallecidos como servidores de la verdad.


Palabras contra una guerra "falsamente justificada"


La viuda del cámara, Dolores Jiménez, dijo que su marido defendió la libertad hasta las últimas consecuencias en "una guerra inútil, interesada y falsamente justificada". La mujer de Couso se refirió al premio como un aliciente para la familia.


Por su parte, Antonia Parrado añadió que "desde la izquierda tenemos otra concepción de la vida y del ser humano y no nos va a dar igual llevar o no a un país a la guerra".