La romería de la Peña de la Cruz mantiene la tradición

Redacción i-bejar.com
Junio 11, 2003 - 02:00

La expectación de los últimas días, surgida por la polémica sobre la intervención en el camino, surtió un efecto positivo para las aspiraciones anuales de la cofradía de la Santa Vera Cruz. La romería homónima batió el récord de asistencia con cerca de 350 romeros que llegaron andando al paraje, aunque, eso sí, no todos hicieron el recorrido a pie.


Las 14 estaciones, paradas o descansos están determinadas por las 14 cruces de piedra que los romeros recorren hasta llegar a la peña. También están marcadas por los 14 padrenuestros, lanzamientos de cohetes y alguno más de 14 tragos de vino de las botas de los hermanos cofrades, tal y como marca la tradición.


La cofradía emplea varios fines de semana, previos a la celebración de la romería popular, en la limpieza del sinuoso sendero por el que transcurre y en adecentar el paraje.


La comitiva parte de la iglesia de San Juan a las nueve de la mañana para recoger poco después a los primeros caminantes en el centro de Béjar y asaltar las estribaciones de la primera de las cruces de este peculiar Vía Crucis. En El Castañar, además de recordar a los hermanos cofrades fallecidos, se visita el santuario y se prosigue la marcha por los terrenos mas escarpados.


Los andarines tienen la primera recompensa en la cruz de El Peladillo, donde se empieza a notar la mano del abad, verdadero protagonista de la fiesta, que costea el agasajo a los peregrinos con un ágape a medio camino.


Ya en la peña, tras la misa y la bendición de los campos, el abad, Martín Martín Paredero, se convierte de nuevo en protagonista. En esta ocasión, de su bolsillo salió el calderillo para todos los romeros, que se tomó bajo una providencial carpa que evitó los rigores del calor.


La fiesta suele ser aprovechada por la cofradía para encontrar cada año al abad. José Luis Rodríguez Antúnez es el nombre del que será el próximo dirigente de la cofradía para los eventos del próximo año.


Foto: Nieto