Reticencias de la Junta para ampliar La Covatilla

Redacción i-bejar.com
Septiembre 04, 2003 - 02:00

La anunciada reunión entre la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, el alcalde de Béjar, Alejo Riñones, y el director de la Covatilla, José White, tuvo lugar ayer. Tal y como había anunciado el alcalde se intentaría obtener el beneplácito de la responsable regional para la ampliación del aparcamiento de La Covatilla. La demanda parte desde Salamanca con el dictamen negativo de la ponencia técnica del Servicio Territorial de Medio Ambiente, a cuyos técnicos no parecieron sentarles nada bien las acusaciones de "socialistas" del alcalde bejarano y el que su voto estuviera condicionado, algo que negaron tajantemente los técnicos.


Ruiz se limitó a anunciar el trabajo de los técnicos de la Consejería para adaptar el proyecto a la normativa medioambiental, tal y como declaró Alejo Riñones. El trabajo deberá hacerse antes de que concluya el 2003, si el Ayuntamiento no quiere perder los 60.000 euros (10 millones de pesetas) de Fomento para la ampliación del aparcamiento.


Tal y como aseguró Riñones, la disposición de Ruiz es buena para salvar el inconveniente del informe negativo, ya en manos de la Consejera, y agilizar el trabajo de adecuación para la realización de la ampliación de la Covatilla. El popular dijo que "sí habrá problemas" para solventar la situación, aunque se mostró optimista para que el proyecto de ampliación se resuelva en 2 ó 3 meses. "La consejera sabe ya lo importante que es para la ciudad la Covatilla y de sus grandes posibilidades económicas", dijo Riñones.


El alcalde apuntó que la responsable medioambiental sí se mostró más remisa al plan director de La Covatilla, que contempla los planes de ampliación de la estación de esquí. La titular de Medio Ambiente pidió consultar de manera continuada con los técnicos de la consejería.


Denuncias de chantaje por parte de los ecologistas


Ecologistas en Acción apoya la decisión de los técnicos de la ponencia de Medio Ambiente tras "las descalificaciones de Alejo Riñones por el dictamen en contra del proyecto". Los ecologistas recuerdan que "la estación de esquí es consecuencia de la desafortunada declaración de impacto ambiental, en contra de informes técnicos y cediendo al chantaje político, practicado entonces por Alejo Riñones, el mismo tipo de chantaje que quiere ahora practicar con la nueva consejera".