El PSOE exige la dimisión del concejal popular condenado

Redacción i-bejar.com
Noviembre 15, 2004

El PSOE bejarano solicitó ayer la dimisión de Luis Francisco Martín, el concejal popular condenado por el caso del secretario en Puente Congosto , y la asunción de responsabilidades del alcalde bejarano, Alejo Riñones, que le ha avalado en su actividad política durante todo el tiempo.


Los socialistas realizaron un análisis de la sentencia condenatoria del concejal bejarano y de las manifestaciones realizadas por el alcalde y presidente del Partido Popular, al que recriminaron haber utilizado el ayuntamiento para un acto del partido al que representa.


Antonio Gutiérrez Turrión, secretario de Comunicación del PSOE tras la elección del nuevo comité local, dijo lamentar el proceso en sí y la condena de "un vecino de Béjar y concejal", pero justificó, precisamente en esto último, la valoración política que ayer realizaron en la sede del partido y la petición de su dimisión.



COMPARACIONES Turrión comparó el caso con el del socialista Demetrio Madrid, que dimitió de su cargo sin haber sido condenado, cosa que no ha sucedido con Martín, quien ha manifestado sus intenciones de permanecer en el cargo de concejal.


"Debe dimitir de todos sus cargos públicos, como concejal y consejero de Caja Duero. Para no perjudicar la imagen de las instituciones", dijo el secretario de comunicación del PSOE. Turrión añadió que Alejo Riñones "ha puesto la mano en el fuego por Martín" y, por eso, debe asumir las responsabilidades políticas correspondientes.


Ante las implicaciones que el alcalde bejarano realizó ayer a Ramón Hernández Garrido, quien no estuvo presente en la valoración de su partido, Turrión dijo que la única relación de los socialistas con el caso era haber solicitado en pleno la suspensión cautelar de funciones durante el proceso judicial, "y ninguna más".


Ante las declaraciones de Riñones en las que este aseguraba la existencia de 400 casos como el de Martín en la comunidad, Turrión indicó al alcalde que debería denunciarlas y pidió responsabilidades a la Junta de Castilla y León, de cuya Consejería de Presidencia dependen en gran medida las designaciones de secretarios. Respecto a las acusaciones que Riñones realizaba sobre la mujer del ministro de Trabajo, Jesús Caldera, Turrión manifestó que el alcalde miente cuando conoce que el desempeño de las funciones, hace más de 20 años de ésta, se realizó ateniéndose a la legalidad vigente y que, con posterioridad, la normativa cambió. Turrión calificó al alcalde, Alejo Riñones, como mentiroso por estas manifestaciones.