Preocupación por el ciclo de fuegos intencionados

Redacción i-bejar.com
Marzo 20, 2005

El incendio que la madrugada de ayer asoló una vivienda deshabitada de la calle Colón de Béjar se ha venido a sumar a una serie de fuegos, posiblemente intencionados y coincidentes en la hora de inicio, que se han dado en la localidad en muy poco tiempo. Además, en ninguno de ellos hubo que lamentar daños personales. Al último incendio le precede el sucedido en el solar de la fábrica de Gaseosas Molina, en el que, según fuentes oficiales, ardieron más de 50.000 cajas. A este incidente también se suma el fuego de los antiguos tintes del predio de Gosalvez, sin que la investigación haya podido determinar, a pesar de las pesquisas científicas y los interrogatorios de sospechosos, la autoría del mismo.


Esta secuencia de incendios también viene a sumarse a otra, más regular sí cabe, por la que cada viernes, y desde hace medio año, arde un contenedor de basuras. La continuidad y la coincidencia horaria (medianoche), refuerzan las sospechas de la intencionalidad, pero no de la autoría. Ayer, testigos presenciales en la calle Colón indicaron de nuevo que la casa deshabitada era frecuentada por jóvenes que celebran botellones . El incendio se declaró en una de las estancias intermedias de la vivienda y se propagó por el falso techo. Sólo la rápida intervención de los bomberos impidió que el fuego se propagase a otros inmuebles. Los agentes fueron avisados poco antes de media noche y a las 0.30 horas el fuego ya estaba controlado con las llamas casi extinguidas.


El jefe del parque comarcal de Béjar, Manuel Gallego, se mostró preocupado por estos incendios mencionados y expresó su deseo de las investigaciones puedan dar pronto con los causantes. Gallego evitó pronunciarse sobre la posible autoría y las causas.