El PP niega que cobre sueldos por ejercer sus funciones

Redacción i-bejar.com
Marzo 30, 2005

Es un enfermo obsesivo". En estos términos se pronunciaron ayer el portavoz del equipo de gobierno de Béjar, Luis Francisco Martín, y el alcalde, Alejo Riñones, en referencia al portavoz de la oposición, Ramón Hernández. Tanto Martín como Riñones se mostraron molestos por las informaciones difundidas por el Grupo municipal Socialista referentes a los sueldos de los concejales, especialmente, a la retribución de Martín, condenado a un año de prisión en el proceso judicial de Puente del Congosto.


"Enfermo obsesivo y mentiroso" fueron los calificativos con los que ambos ediles se refirieron al portavoz de la oposición, Ramón Hernández, a quien acusaron de cobrar entre 1.800 y 3.000 euros por ser diputado o disponer de un abono que le permite esquiar de manera gratuita en La Covatilla.


El portavoz municipal y el alcalde compararon el caso de Martín con el del concejal regionalista de Guijuelo, Isaías Hernández, que fue cesado de sus funciones como teniente de alcalde por un presunto delito de acoso sexual. "Yo no tengo contratados ilegales ni he cometido acosos sexuales", dijo Martín en referencia al concejal destituido por la alcaldesa de Guijuelo y a su detención.


Los socialistas criticaron días atrás que el alcalde y el portavoz municipal sean los que más cobran. Sin embargo, los implicados aseguraron ayer no tener sueldos y que el dinero recibido corresponde a la asistencia a diferentes sesiones municipales. También dijeron que el PSOE, cuando gobernó hace 10 años, tenía dos dedicaciones exclusivas. El alcalde manifestó que las asignaciones se reciben por asistencia a plenos y comisiones, algo en lo que coincidió con Martín. Este último señaló que "he sido condenado por trabajar, mientras que Ramón Hernández entró a dedo en la universidad. El defensor del puño en alto no declara a Hacienda lo que cobra en la diputación y ahora no paga un duro por esquiar", dijo vehementemente el portavoz del equipo de gobierno popular.


Por otra parte, el alcalde dijo que no impide el desarrollo de proyectos del Gobierno de Béjar, por lo que fue acusado por parte de Hernández. Riñones aseguró que deja vía libre para el desarrollo de los proyectos del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera.