Los populares aspiran al tercer diputado

Redacción i-bejar.com
Febrero 05, 2004

Los votantes populares de la comarca bejarana podrían llegar a ser decisivos a la hora de obtener el tercer diputado que el PP se ha marcado como objetivo. Así lo indicó el presidente provincial, Julián Lanzarote, en la reunión que ayer mantenía la comarcal del partido con los cargos electos del ámbito de Béjar. Lanzarote estuvo acompañado por su homólogo comarcal, Alejo Riñones, y la presidenta de la Diputación, Isabel Jiménez.


La carta de presentación del PP a los comarcanos será la credibilidad en la gestión popular. Lanzarote no renunció la critica a los socialistas, sustentada en lo que dejaron de hacer en su época de gobierno. La base de la campaña popular se apoyará en los proyectos realizados por el gobierno de José María Aznar en la comarca y en la provincia.


"Aunque al final haya que sumar los votos de toda la provincia, la zona de Béjar podría ser decisiva", indicó el responsable político, quien además no ocultó sus temores de que se repitan los mismos resultados cuantitativos que en los comicios municipales, con los que el Partido Popular no cumpliría su objetivo de obtener tres de los cuatro diputados que le corresponden a la provincia de Salamanca. Lanzarote dijo que las metas en los partidos son legítimas y la del suyo es la obtención de los 3 representantes.


Al igual que ya hiciera el número dos del PP nacional, Rodrigo Rato, en su reciente visita a Béjar, Lanzarote destacó el que esta sea la primera ocasión en la que se va a agotar una legislatura, sin necesidad de anticipar elecciones.


En su crítica al PSOE, Lanzarote dijo que "van prometiendo el oro y el moro, a este paso hasta Riñones tendrá un AVE desde Béjar hasta la Covatilla" y recordó el desmantelamiento de la vía férrea por los socialistas en 1985 para acusarles de falta de criterio en sus promesas electorales. El responsable político advirtió de la posibilidad de un "cataclismo", en referencia a las actuaciones que los socialistas podrían acometer en cuatro años de mandato.