Los padres acusan a Educación de fomentar la exclusión social



Redacción i-bejar.com
Febrero 06, 2005

Los padres de los alumnos de Secundaria de Béjar y la comarca acusan a la Consejería de Educación de favorecer la exclusión social en algunos jóvenes al hacerse efectivas la medidas previstas para el traslado del centro educativo Río Cuerpo de Hombre.


La Administración regional tiene previsto separar los ciclos formativos y los procesos de Garantía Social de Bachillerato y Eduación Secundaria Obligatoria (ESO), que serán trasladados a un nuevo centro, sobre el que los padres albergan dudas de que cumpla la legalidad educativa a pesar de las promesas de la Junta y del Ayuntamiento de Béjar. Además, esta situación se ha trasladado al Procurador del Común.



MALESTAR La directiva de la Federación de Padres de Alumnos mostró su malestar por las declaraciones efectuadas en enero por el alcalde, Alejo Riñones, en las que aseguraba que el Bachillerato y la ESO tendrán cabida en el nuevo centro que se construye junto a la residencia de estudiantes. Este asunto, según los padres, es algo que "sólo se puede determinar si se cuenta con la ampliación del proyecto de construcción del centro", mientras que las direcciones provincial y regional de Educación aseguraron a los padres que aún no existe. A pesar de eso, las obras del centro prosiguen con el proyecto inicial, que no se ajusta a la legalidad educativa. Los padres mostraron su malestar porque "somos la única población de la región en la que sucede esto y además se hace mal", manifestaron los padres.


El nuevo instituto no estará preparado para este año, tal y como se anunció


Los padres aseguran que, a tenor de las dificultades, el centro de Secundaria sufrirá un nuevo retraso, con lo que tampoco estará listo para este año. La Federación de Padres de Alumnos acusó al director provincial de Educación, Bienvenido Mena, de negarse a recibirles, ya que, "después de dos meses de habérselo solicitado nos contesta que su agenda está muy apretada", manifestaron. Los tutores denunciaron de nuevo las graves deficiencias en calefacción e infraestructuras de muchos de los centros de Educación Primaria y también acusaron a la Administración de ocultarles información.