Malestar del comercio con el alcalde



Redacción i-bejar.com
Diciembre 06, 2003

"Incrementar la vigilancia policial y el número de sanciones de tráfico no es la solución a los problemas de aparcamiento en la calle Mayor". Eso es lo que opinan los comerciantes y vecinos de esta vía después de conocer las afirmaciones del alcalde, Alejo Riñones, publicadas ayer, en las que éste aseguraba que eran los coches de algunos comerciantes lo que causaban el problema y que la medida para solucionar el conflicto sería la de incrementar las sanciones y la vigilancia policial de la zona.


Algunos comerciantes con los que ha podido hablar EL ADELANTO se mostraron muy molestos con las declaraciones de Riñones y aseguraron que el error lo cometió el consistorio o sus técnicos durante las obras de la calle Mayor al colocar unos pivotes junto al Caño Comendador, impidiendo el estacionamiento en la acera contraria, lo que estaría "invitando" a los conductores a hacerlo frente a sus puertas.


En este mismo orden de cosas, los comerciantes, que pusieron la circunstancia en conocimiento del Procurador del Común, afirman haber obtenido respuesta desde la institución autonómica en la que se les asegura que el defensor del pueblo de los castellanoleoneses estudiará el caso, diferenciando los problemas de aparcamiento con un posible peligro para la seguridad vial.


Los vecinos aseguran que la política del Gobierno municipal está equivocada para potenciar esta zona deprimida de la ciudad, que es la más próxima al casco histórico e incluso inmersa en él y que el secreto está en prestar mayor atención a las demandas de los que allí viven o tienen sus negocios, como en este caso.



NUEVOS APARCAMIENTOS. En esta línea, en una reciente asamblea mantenida entre los comerciantes de la calle Mayor, éstos defendieron la necesidad de nuevos aparcamientos, fuera de la conocida como zona azul que, en opinión de los comerciantes, retrae a los clientes potenciales de esta vía comercial. La asamblea consideró un error el alto número de aparcamientos de pago en la zona azul , aparcamientos en cuya efectividad a la hora de regular el tráfico se reafirmaba el alcalde en el pasado pleno extraordinario en el que se abordaron los presupuestos. Los empresarios, que se consideran criticados y humillados, piden al Ayuntamiento una rectificación y una solución.