El impago de multas de tráfico alcanza ya los 120.000 euros

Redacción i-bejar.com
Diciembre 05, 2003 - 01:00

Los bejaranos adeudan más de 120.000 euros (200 millones de pesetas) en concepto de sanciones. El equipo de gobierno parece decidido a cobrar si no todas las multas, sí al menos las que le sean posibles. "Yo retiro ni mis denuncias", llegó a afirmar Alejo Riñones para refrendar una firme decisión de cobro, y justificar así la creación de una nueva plaza de tesorero para los servicios económicos municipales.


Los 120.000 euros están derivados principalmente de sanciones impagadas. La información proporcionada ayer por Riñones se suma así a la polémica y las medidas que el gobierno municipal estaría tomando para atajar la problemática con la que se encuentran los comerciantes de la calle Mayor. Estos denunciaban la desidia municipal ante la denuncia por los problemas para vecinos y comerciantes cuando los conductores aparcan sus coches a unos centímetros de las puertas de tiendas y viviendas.


Riñones llegó a afirmar que, en muchos casos, son los propios comerciantes los dueños de los coches, pero que se estaba incrementando la vigilancia y las sanciones. Las multas impagadas son el motivo esgrimido por el alcalde para la contratación de un nuevo tesorero municipal. "Llegaremos donde tengamos que llegar, incluso al embargo si es necesario", dijo Riñones.


Respecto a la problemática de los vecinos de Caño Comendador, el edil apuntó la posibilidad de cortar la calle Solano si el problema persiste.


En otro orden de cosas, el plazo para la adjudicación del servicio de limpieza de la zona centro (el último que quedaba por privatizar), se ha incrementado en 15 días ante el consejo de la secretaría municipal. Riñones mostró su satisfacción por la expectación creada y el gran número de aspirantes: hasta siete colectivos estarían dispuestos a quedarse con el servicio de limpieza de la zona centro.


Foto: Santiago Nieto