Francés Bruno se convertirá en un bloque de viviendas

Redacción i-bejar.com
Febrero 20, 2004

El Ayuntamiento de Béjar, junto a la sociedad de empresarios de la construcción López de Hoyos 127, SL, que adquirió el predio de los tintes de la desaparecida Hermanos Francés Bruno, firmó ayer un convenio en el que se establecen los parámetros de construcción en ese solar, que ocupa aproximadamente 10.000 metros cuadrados.


El alcalde, Alejo Riñones, y los responsables de la sociedad indicaron que uno de los objetivos de la firma es la protección de los elementos singulares del predio: la chimenea, el muro perimetral, las naves de piedra o las salas de calderas de la antigua fábrica, entre otros elementos. El precio pagado por los empresarios a Hacienda, entidad a la que le fue adquirida la propiedad, ascendió a 1,6 millones de euros (270 millones de pesetas).


Riñones destacó que el ayuntamiento no renunciará al 10% de los terrenos que le corresponden legalmente, que pueden ser un solar de 300 metros cuadrados o bien 1.800 metros cuadrados de edificabilidad. Se trata de un principio de acuerdo que tendrá que ser refrendado por la comisión provincial de Urbanismo.


Tanto la empresa como el ayuntamiento manifestaron que la edificabilidad y la construcción, así como el destino de las naves existentes, que serán conservadas, dependerá de la conclusión del Plan General de Ordenación Urbana. Sin embargo, EL ADELANTO ha podido conocer que ya están establecidos estos parámetros y que, tal y como manifestó el concejal de Urbanismo, Félix Valle, el proyecto de esta zona atiende a la reglamentación de un plan parcial de calificación urbanística que será el que regule la urbanización de La Aliseda.


El alcalde echa la culpa a la anterior corporación de varios derribos


El alcalde culpó de los derribos de los Tintes del Duque a anteriores corporaciones municipales.



La edificación corresponderá a bloques aislados de una altura de 16,5 metros y una ocupación del 40% sobre el total de las parcelas. Los usos permitidos serán residenciales, productivos, para aprovechamiento hidráulico y los habituales de servicios y dotacionales.


Los elementos de interés que serán protegidos son una nave que data de 1869, la distribución general, el canal que conduce el agua hacia la turbina, la sala de calderas y chimenea, las fachadas de mampostería de las naves principales y los muros del conjunto. El destino de las edificaciones protegidas será para realizar bloques de viviendas con los mismos usos mencionados anteriormente.


Foto: Santiago Nieto