Fondos para ampliar el hogar de mayores El Buen Pastor



Redacción i-bejar.com
Febrero 10, 2005

El compromiso adquirido por el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, el bejarano Jesús Caldera, con la casa hogar El Buen Pastor, una de las entidades sin ánimo de lucro más arraigada en la ciudad, parece no haber caído en saco roto y ayer su director general, el de Asuntos Sociales, Manuel Porras, visitó Béjar y la residencia que previsiblemente será ampliada con fondos del ministerio.


Porras se entrevistó con los responsables del centro, quienes le mostraron las dependencias. Se trata de instalaciones sobre las que ya existe un proyecto básico de reforma, dirigido a ampliar el número de plazas y proporcionar sustanciales mejoras al centro benéfico dirigido a la asistencia de personas mayores.


El nuevo presidente del centro, Francisco José Paso, que sustituyó recientemente en el cargo a Víctor del Río, recibió a Porras y explicó los detalles de las necesidades del centro, remitiéndose siempre al "compromiso del ministro, Jesús Caldera". Paso aseguró que la ampliación es necesaria. Uno de los principales objetivos es evitar, como ocurre en la actualidad, que varios internos ocupen una sola habitación y las dependencias sean individuales.



EJEMPLO El responsable de Asuntos Sociales indicó su conocimiento de la experiencia y el modelo de gestión de El Buen Pastor, al que se refirió como "modelo de buenas prácticas", que podría ser el referente de otros centros y que podría llegar a ser incluido en catálogos de buenas prácticas de equipamientos e instituciones de Servicios Sociales. La visita del responsable del Gobierno es el inicio del cumplimiento del compromiso contraído por el ministro, por la que según el presidente del centro podrán empezar a concretarse las ayudas para la ampliación de la residencia. En ningún momento se especificaron los proyectos de la ampliación incluidos en el proyecto básico.


La reforma de las dependencias ya ha sido presentada a los socios del hogar El Buen Pastor. Las plazas para residentes pasarían a ser 110 ó 120, frente a las 80 que existen en la actualidad. El proyecto también incluye importantes mejoras dotacionales de servicios y la adaptación de la residencia a la normativa legal vigente en materia de atención a mayores.