El edil condenado por el "caso del secretario" no deja su cargo



Redacción i-bejar.com
Noviembre 12, 2004

Alejo Riñones, alcalde de Béjar, y el concejal Luis Francisco Martín, condenado a un año de prisión por usurpación de funciones, culpan al portavoz socialista bejarano, Ramón Hernández, de haber hostigado a la acusación en el caso de designación del secretario de Puente del Congosto por el que resultaron, un caso por el que también salió condenada la alcaldesa, Soledad Arana. Riñones, muy molesto con el resultado del proceso, calificó la sentencia del juzgado como "muy rigurosa" y anunció el recurso de la misma. En este sentido, el alcalde pedáneo de Bercimuelle, Cirilo Hernández, que forma parte de la acusación particular, también anunció ayer las intenciones de recurrir la decisión judicial en los próximos días.


Respecto a las consecuencias políticas, el alcalde y a la vez presidente comarcal del Partido Popular dijo que la situación y continuidad del concejal de Cultura y portavoz del equipo de gobierno dependerá de lo que se decida en la reunión que el partido mantendrá mañana. Aunque también indicó que será el propio condenado (absuelto en varios delitos de los que se le acusaba) el que decida sobre su futuro político. Riñones, que junto a Martín reconoció la ilegalidad "tolerada" por la que ha sido condenado su compañero político, se refirió a un decreto de 1977 en el que se justificaría el nombramiento excepcional de secretario, para, a continuación, denunciar la función que como secretaria ejerció en 1983 la esposa del actual del Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, en el Ayuntamiento de Horcajo de Montemayor (PP).


"No tengo nada contra Jesús Caldera", dijo el alcalde, quien, además, mostró su satisfacción si "desde Madrid le dan un tirón de orejas al portavoz del PSOE", en referencia a una supuesta reprimenda que podría recibir Ramón Hernández.


Por primera vez durante todo el proceso, el concejal bejarano condenado se refirió al caso y a la sentencia. Luis Francisco Martín, quien aseguró que en su situación pueden encontrarse 400 municipios de Castilla y León, donde no habría secretario acreditado, dijo que se considera una persona decente y que ha tenido que verse sentado en el banquillo de los acusados "como si fuera el criminal más grande de la provincia", manifestó.


El responsable de Cultura dice que es "lo peor que le ha ocurrido"


El concejal bejarano del Partido Popular Luis Francisco Martín se refirió al proceso como el momento más duro de su vida y se mostró satisfecho porque considera que la sentencia demuestra, con las absoluciones de los delitos de aceptación de nombramiento ilegal, falsificación de documento público y estafa, que tiene las manos limpias.



"Durante tres años se ha juzgado mi trabajo, mi dignidad, mi honor. Han jugado con mi nombre y con mi vida", manifestó el concejal de Cultura, Luis Francisco Martín, quien se refirió ayer por primera vez al proceso conocido como el caso del secretario, una polémica que surgió hace tres años.