La diversión llega a la ciudad



Redacción i-bejar.com
Junio 05, 2004

Tras el sugerente título de El danzar de los danzares se esconde la iniciativa de un grupo de docentes que hace 7 años inició esta actividad y que ayer reunió en Béjar a más de 1.400 escolares de toda la provincia de ciudades como Valladolid, León, Avila y Zamora. El colegio público La Antigua hizo las veces de sede de este encuentro.


La multitudinaria actividad, que tiene la música y la danza como pretexto, fue la iniciativa de un grupo de profesores de música de colegios públicos y de centros rurales de la provincia, reunidos en el colectivo Calabocha. Tras 7 años de recorrer distintos pueblos, la actividad llegó a Béjar y al colegio público La Antigua, aunque el programa se desarrolló en la plaza de toros de El Castañar.


José Luis Sagredo, portavoz del colectivo organizador, destacó que "la actividad es una reunión de la escuela pública y rural". En total, han participado 42 colegios públicos y centros rurales agrupados, que realizaron 33 actuaciones. Los grupos interpretaron y bailaron temas clásicos, modernos, música del mundo e incluso temas compuestos por los propios profesores que asistieron.


La actividad se organizó en colaboración con el colegio bejarano, el ayuntamiento, la Diputación de Salamanca y la entidad bancaria Caja Duero. Los organizadores destacaron la colaboración de los empresarios bejaranos, que han donado la comida con la que se hicieron cerca de 1.600 bocadillos.


"Somos gente de la enseñanza pública, la mayoría de la escuela rural. Bailamos, cantamos y nos enorgullecemos de dónde estamos y de lo que hacemos", dicen en su carta de presentación los componentes de Calabocha. El acto, exento de actividades reivindicativas, se concibió también con el objetivo de mostrar las pésimas condiciones en las que, en ocasiones, los docentes rurales realizan su trabajo.


Tras la actuación de todos los centros participantes, los niños comieron en el albergue de Llano Alto. Como acto de clausura de la jornada, el grupo infantil Chirimbamba actuó para todos los niños.