Cerca de 3.000 vecinos se han marchado desde el año 1996



Redacción i-bejar.com
Enero 08, 2005

Cerca de 3.000 habitantes se han marchado a vivir fuera de Béjar desde el año 1996, concretamente 2.939, según la información facilitada por el propio alcalde, Alejo Riñones. En este sentido, hay que añadir que en el mismo periodo de tiempo se empadronaron en la ciudad, también por cambio de residencia, un total de 1.911 personas, siempre siguiendo los datos difundidos ayer por el representante municipal.


Muchos de los nuevos empadronados corresponden a un alto número de inmigrantes que se han dado de alta en la ciudad.


El alcalde, el portavoz del equipo de gobierno, Luis Francisco Martín, y la concejala de Asuntos Sociales, Francisca Sánchez, se refirieron ayer de nuevo al censo. Riñones acusó a los socialistas de promocionar la alarma social y el catastrofismo cuando se refieren a los datos del censo y el padrón.


Según el regidor, la diferencia entre los datos ofrecidos por el PSOE (del Instituto Nacional de Estadística) y los del equipo de gobierno difieren tanto porque el censo sólo pudo estar informatizado desde 1996, con lo que, según Riñones, muchas personas estaban dadas de alta en varias ciudades. "Sin ir mas lejos, yo he estado dado de alta a la vez en Badajoz, Sevilla y Béjar", destacó el representante municipal para enfatizar lo manifestado sobre la informatización del censo.


"Los socialistas sólo persiguen la crispación y dar sensación de ruina", dijo Riñones quien añadió que la situación es perjudicial para recibir inversores. El alcalde añadió que bajo el mandado del PP se han creado en Béjar más de 300 empleos. Por su parte, el portavoz del equipo de gobierno culpó también a los socialistas de crispación y catastrofismo e indicó que la mortalidad ha aumentado, siendo esta una de las razones de las cifras adversas y que el descenso poblacional es un problema común al resto del territorio nacional y las provincias limítrofes.


El 2001 fue el momento de la diáspora con más de 500 bajas


En los datos facilitados por el alcalde se refleja que el periodo en el que más bejaranos se marcharon de la ciudad fue entre los años 1999 y el 2003. En este periodo también llegaron nuevos habitantes, pero nunca en la medida de los que se marcharon de allí.



El año de la diáspora fue el 2001. En este periodo se marcharon de Béjar 579 habitantes y el total de bajas ascendió a 800, dejando a la ciudad con poco más de 15.000 habitantes.



Como dato significativo, cabe destacar que desde el 1996 en la ciudad han fallecido 1.332 personas y sólo han nacido 716.



En la información mencionada se excluyen los números correspondientes al año 1995.