El centro Los Girasoles ya atiende a 6 discapacitados

Palma & Borrego Abogados

Redacción i-bejar.com
Julio 13, 2003 - 02:00

Los voluntarios bejaranos son los que mantienen la intensa actividad del centro de día para enfermos mentales Los Girasoles, dependiente de Cáritas. Atiende ya a seis usuarios, que desarrollan múltiples tareas, talleres o terapia de relajación, entre otras.


Estas actividades se realizan gracias a Margarita Gómez, Elena González de la Rúa o Juana Blázquez. El objetivo del centro es conseguir financiación para que se pueda contratar a tres personas que, de forma regular, coordinen las actividades y mantengan las instalaciones.


Ana González Peralejo es la coordinadora del centro. Trata a sus enfermos con extremo cariño y ellos parecen corresponderla. Su trato es similar al que dispensa a los voluntarios, a los que está muy agradecida por el trabajo que desarrollan a diario, en algunos casos, como el de Elena, desde el primer día en que se puso en marcha Los Girasoles.


El centro tiene capacidad para atender hasta 15 usuarios, cuyas aportaciones nunca llegan a completar el total del coste de cada una de las plazas.


La coordinadora considera que el centro aún no es suficientemente conocido y que no se sabe cómo funciona, pero intentan difundir cuál es el trato (una de las mejores herramientas de trabajo) que se otorga en el centro a sus usuarios.


Barro, pintura, cestería del castaño y hasta horticultura son algunas de las actividades que los usuarios desarrollan de manera habitual, haciendo en ocasiones de monitores de sus propios compañeros, aunque son las terapias de grupo o las sesiones de relajación algunos de los aspectos más importantes para los usuarios.


Uno de los mejores momentos, tal y como manifiesta González, es el de la terapia de grupo, en el que los enfermos manifiestan sus sentimientos, casi siempre suscitados por el recelo a la falta de comprensión y las carencias en el trato y las relaciones con los no enfermos. "Se sienten bien cuando hablan de ello", dice la coordinadora, quien asegura que la sociedad camina despacio en el camino de la normalización en el trato de las personas con alguna enfermedad mental. "Nuestro sistema sanitario no les trata como a otros enfermos", asegura Ana González, justificando así la función de Los Girasoles.