Las centrales hidroeléctricas están paradas desde diciembre

Redacción i-bejar.com
Abril 04, 2019 - 14:55

Cuando el rendimiento es el óptimo y el agua del pantano es la suficiente por la central Samuel Solórzano llegan a pasar 1.000 litros por segundo

Central hidroeléctrica Tranco del diablo

El Ayuntamiento de Béjar ha hecho pública una información por la que  informa que las centrales hidroeléctricas de titularidad municipal, Tranco del Diablo y Samuel Solórzano, no turbinan desde el mes de diciembre de 2018 hasta el día de hoy. Las centrales, por tanto, “no están detrayendo ningún cauce del río”.

El Ayuntamiento también ha dado a conocer que  que el embalse de Navamuño (Presa de Béjar, de la que toman el agua la central Samuel Solórzano) se encuentra al 66,5% de su capacidad con 9,2 hm3 de agua.

La Confederación Hidrográfica del Tajo es la encargada de vivgilar el agua destinada a la producción de energía eléctrica que parte del pantano de Navamuño. La central de Samuel Solórzano es la de mayor capacidad de la zona. El ayuntamiento podría llegar a facturar más 6.000 euros diarios con la venta de la energía eléctrica si la central turbina a pleno rendimiento. Cuando el rendimiento es el óptimo y el agua del pantano es la suficiente por la central llegan a pasar 1.000 litros por segundo lo que significa que cada segundo la central está produciendo un kilowatio que pasa a la red de distribución de Iberdrola.