Centenares de mascotas combaten el frío en su fiesta

Redacción i-bejar.com
Enero 19, 2004 - 01:00

El atrio de la iglesia de Santa María se convirtió en lo más parecido en Béjar al Arca de Noé, debido a la gran cantidad de especies animales, mascotas, que se reunieron para recibir la bendición de San Antón, cuya imagen, debido al traqueteo del carro, llegó a perder una de sus manos. Decenas de perros, hámster, pájaros, caballos y hasta conejos y tortugas se reunieron, junto a sus dueños, para asistir a la multitudinaria celebración del día del santo y la bendición expedida por el párroco de Santa María.


Finalmente, fue un pequeño pony el que tiró del carro que portó la imagen por el recorrido de la procesión. La fiesta estuvo amenizada por el tamborilero de Cristóbal y los animales fueron bendecidos tras la misa.


La comitiva con los animales, encabezada por el santo en el carro, recorrió las calles 29 de Agosto, Ronda de Viriato, Padre Roca y Rodríguez Vidal.


Al término de la procesión, bajo un intenso frío, el Ayuntamiento agasajó a los dueños de las mascotas y vecinos con perrunillas y aguardiente. Con anterioridad, el concejal de Cultura destacó la labor ejercida por el Ayuntamiento en la recuperación de tradiciones como ésta, cuya tendencia era la de perderse, y el valor de la imagen del santo recuperada, junto a la tradición, por el bejarano Ruperto Fraile.


Otra de las tradiciones que en los últimos años ha cobrado cierta relevancia es la del chorizo, por la que se conoce también a la fiesta. Algunos bares y restaurantes de la ciudad incorporan al menú el típico plato. En muchos hogares aún se conserva la tradición de celebrar este día y se degusta el manjar guisado con vino en puchero de barro.


Fotos: Santiago Nieto